La Habana. Año X.
4 al 10 de FEBRERO
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Evocación al canto y la sonrisa
Fotos: Jorge Villa, Marianela Dufflar y R. A. Hdez. (La Jiribilla)

Roberto Fabelo

Es fácil imaginar cómo se ha hecho la banda sonora de nuestras vidas y Sara —como músico— forma parte de ese concierto. Su quehacer es patrimonio de Cuba y, en estos momentos de despedida, quiero pensar en todo lo que trabajó, en todo cuanto hizo y que nos dejó. Ella es parte de nuestra memoria y su obra no termina cuando concluye la vida porque está y estará. Esa trascendencia la hará inolvidable y tenemos que alegrarnos de eso. Cuando alguien deja una huella como la de ella, se queda con nosotros. Hay que ver la vida con ese enfoque y ver la muerte como el punto en que alguien se detuvo, pero que no desapareció porque dejó una obra, y de eso debemos alegrarnos y aferrarnos.   


Alicia Leal

A los que nos sentimos amigos de Sara nos toca hoy estar aquí junto y apretados a su familia. Sara ha sido una constante inspiración por su carácter, por su entereza como ser humano, por tantas cualidades que la adornaban como una persona buena, como una mujer de muchos talentos indiscutibles. En lo adelante, lo más importante es que su recuerdo perdure y que todo lo mucho que ella ha hecho en bien de nuestra cultura y por proteger a las personas que la hemos querido se mantenga en el tiempo. Sara es un ser inolvidable para todos aquellos que hemos tenido el privilegio de estar cerca de ella. Sinceramente, estoy muy, muy, muy triste y conmovida.


Roberto Chile

La noticia de su partida nos estremeció a todos. ¿Por qué la muerte nos arrebata a los seres más queridos? Sabíamos de su gravedad, pero una esperanza nos iluminaba a todos: “Verán que ocurrirá un milagro y Sara perdurará por muchos años. Y volveremos muchas veces más al Jardín de la Gorda para verla reír, para oírla cantar”. Pero a partir de ahora, tendremos que conformarnos con escuchar sus eternas canciones, esas que han llegado a lo más hondo del corazón de los cubanos, sin verla, sin tocarla, sin poder abrazarla. Y como dice una de sus canciones: “A los héroes se les recuerda sin llanto”. Por eso, aunque ahora se nos apriete el corazón y un torrente de lágrimas resbalen por nuestras mejillas, la recordaremos como lo que es: una heroína del pueblo, una cubana imprescindible. Así como tú pedías, Sara, te recordaremos sin llanto.

Gracias, Sara, por tu valioso legado, por tus aportes a la canción y la cultura cubana, por la grandeza de tu obra y de tu espíritu: En fin, por ser Sara, eternamente Sara.

¡Qué manera de quererte, qué manera!
 


 


Carlos del Toro

Sara es Cuba. Es una de las personas en la que siempre vi más cubanía en todo lo que hacía, en cómo se movía, en su forma de ser, en su manera de expresarse y, sobre todo, en su arte comprometido. Siempre y sin titubeos. 


Eduardo Roca Salazar, Choco

Casi formé parte del rabo de Sara. Y un día como hoy tengo que recordarme de las cosas lindas que hacíamos, de las muchas veces —ron mediante— que discutíamos proyectos sobre la música o sobre la plástica. Ella estuvo muy vinculada con el Taller de Gráfica y con los colores: Sara es una mujer de muchos colores. Y me gusta repetir que no la perdimos porque la gente buena no se pierde. Sara está con nosotros y va a seguir estando siempre. ¡Ojalá que cada uno de nosotros fuéramos capaces de hacer lo que ella hizo!: estar en el corazón de todos los cubanos y dejar una obra sólida, concisa, verdadera para la cultura de nuestro país.


Ileana Mulet

Sara fue una mujer muy dinámica y muy dueña de sí; una mujer consecuente con su historia y a tono con estos tiempos. Siempre gozó de una gran libertad a la hora de manifestarse y, también, de una gran libertad de género. En los últimos 20 años, más o menos, Sara se vinculó con los artistas plásticos gracias a su cercanía con la pintora y grabadora Diana Balboa y eso hizo que la sintiéramos muy nuestra. Sara era una fiesta. Creo que es una gran pifia del destino que nos haya llevado a Sara con tanto que aún tenía por decir y por cantar. La despido con tristeza, pero a la vez con la misma alegría con que ella nos recibía en sus conciertos. Es una rara mezcla porque se va, pero a la misma vez se queda entre nosotros.


José Omar Torres

El caso de Sara es muy curioso: era una figura de mi generación que tuvo el privilegio de convertirse en una personalidad cimera de la canción del país y al mismo tiempo fue una muchacha muy humilde, sin pretensiones personales y que nunca cambió sus esencias. Sara era un ser humano maravilloso que se metía en lo que hacías, que daba opinión y consejos, que estimulaba la creación desde todos los puntos de vista. Lo que siempre me interesó de Sara era el gran ser humano que fue, más que la creadora, más que toda esa relevancia que tenía, que tiene, dentro de la cultura cubana. Lo que me importaba y lo que me importa es el impacto que ella ha tenido en mí como ser humano, como un ser crítico, de concepciones profundas sobre la vida, de un andar muy claro, muy transparente. De asumir sus posturas con una valentía enorme. Esa es la Sara que siempre he llevado y llevo en mi corazón. Sara es un ser hermoso.


Juan Moreira

A Sara la conozco desde hace tanto tiempo que perdí la cuenta. Fue una gran cantante y, sobre todo, una gran amiga; una mujer muy sabia y también una revolucionaria sin tacha y sin dobleces. A Sara había que quererla. No puedo decir nada más porque estoy muy triste. Siempre estará conmigo. 


Luis Lara

Sara, ante todo, es una amiga y —aunque nunca pintó— siempre la sentimos parte del Taller de Gráfica y fue inspiradora de la obra de muchos de nosotros. No puedo dejar de mencionar esa cercanía porque fue cierta y muy importante. Junto con Sara, todos crecimos como artistas y como seres humanos. La vamos a extrañar mucho.

 
 
 
 


GALERÍA de IMÁGENEs

Sara González


GALERÍA de IMÁGENEs

Sara: tu nombre es pueblo


GALERÍA de IMÁGENEs

Homenaje a Sara

GALERÍA DE IMÁGENES

sARA GONZÁLEZ
(Selección de canciones)

 

Amor de millones
Sara González
Querer tener riendas-Silvio Rodríguez

Su nombre es pueblo-Eduardo Ramos

De dónde viene el amor-Pepe Ordaz
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.