La Habana. Año X.
21 al 27 de ENERO
de 2012

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Humberto Arenal (1923 - 2012)

En Cuba estaré hasta el final de mi vida...

Paquita Armas Fonseca • La Habana

La conciencia de que ya no veré a Humberto Arenal salir de su apartamento, ni encontrarme con él en la entrada del edificio, colgado del brazo de su amada y amante Beatriz, su esposa, llegará con el tiempo.
 

Aunque hace algunos meses apenas ha traspuesto la puerta de su apartamento, estaba ahí a unos 20 metros de donde escribo estas líneas.

En 2007 fue Premio Nacional de Literatura, tenía varios libros y artículos publicados, obras de teatro dirigidas y también fue director del teatro musical o vicepresidente de la Asociación de artes escénicas de la UNEAC. Puedo seguir escribiendo de sus méritos y reproducir valiosas opiniones de sus colegas escritores, pero prefiero referirme al hombre que vivía a unos pocos metros de mí.

Cuando me convertí en su vecina en 1999, mucho había escuchado sobre él, pero no lo conocía personalmente. A pesar de nuestras personalidades diferentes tuvimos una empatía inmediata: él hablaba bajito, más que reírse se sonreía, siempre socarronamente, caminaba y hablaba despacio. Yo hago todo lo contrario, pero ante Humberto decidí desde el primer día asumir su tono.

Lo hice porque me conquistó como amiga y porque mi curiosidad de periodista me roía: cuando entré a la revista El Caimán Barbudo en 1983, me dijeron que Humberto podía publicar, yo quería saber qué había hecho o que dejó de hacer para que antes no pudiera.

Conversamos varias veces sobre el asunto. Me contó la cantidad de cigarros que devoraba cada noche durante su ostracismo y en 2006 publiqué su respuesta: “Fui una víctima del decenio gris (no quinquenio como se dice ahora). Fui leal a mi ética personal, a mi verdadero amor por Cuba, por lealtad a mis principios no cedí. Nunca me han podido probar ni un solo acto en contra de la Revolución y la patria. Y también fui un fiel amigo. Nadie es perfecto y por eso acepto que cada cual escoja su destino más personal. Allá los moralistas y los suficientes que proclaman que siempre tienen la razón.”

Varias veces le había preguntado por qué no se había radicado en EE.UU., nación que conocía muy bien y su respuesta nunca varió: “Ya había vivido plenamente y con provecho mi estancia en EE.UU., país que quiero mucho, a pesar de todo. No es un paraíso sino un buen país, con virtudes y defectos. Y algunos buenos, malos o pésimos gobernantes. Y a otros lugares (como España y Francia, que conozco bien) no me unen lazos tan profundos como para abandonar este país con una historia tan maravillosa. Me han tratado de comprar varias veces, pero yo no me vendo. Soy muy caro”.

En esas largas conversaciones, lo vi levantar un brazo junto con el boxeador que se fajaba en el ring y él observaba por el televisor, o sonreír al recordar un viejo romance, pero sobre todo rebosar de orgullo por sus hijas Patricia, sicóloga, madre de dos muchachas, después abuela y Jacqueline, excelente actriz, inteligente, con una nieta, Camila, que tenía embrujado a su abuelo de una forma colosal.

Por desgracia, descubrí otra de sus aristas: los deseos de vivir y la valentía de enfrentar un cáncer. Fue en el año 2000 y visitó a Eleuterio Páez, estuvo tomando y poniéndose Vimang sin ingerir o ponerse otros medicamentos por varios años. Él y yo estábamos convencidos que ese producto natural logró que por unos ocho años él tuviera una vida normal y su próstata no le diera mayores problemas.

Un día le pregunté cómo había enfrentado a tantos demonios y me dijo: “El peor demonio es ese que llevamos dentro. Y a ese demonio lo mantengo a raya. Ya nos conocemos bien y nos respetamos. Mientras que valga la pena quiero vivir plenamente, en todos los sentidos. Pero no olvido aquello de que polvo somos y al polvo volvemos”.

Lo vi por última vez el 15 de enero. Cumplía 89 años y Beatriz me dijo que pasara, que estaba “claro” porque ya el tiempo y la enfermedad lo hacían perderse en brumas a la que no teníamos acceso. Pero el día de su onomástico me conoció, empecé a bromear que llegaría a los 90 y por momentos su socarrona sonrisa le volvió al rostro “¿Usted cree? ¿A los 90? ¡Quien lo iba a decir!”

Lo dejé tranquilo, en su cama fowler, con una boina negra y piyama oscuro. Tuve la certeza de que no lo vería más, aquella era mi despedida de un vecino bañado por la fama pero sobre todo por la honestidad.

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Gigante de la vida
La Jiribilla

RECIBE EL ESCRITOR HUMBERTO ARENAL
PREMIO NACIONAL DE LITERATURA 2007
PALABRAS DE AGRADECIMIENTO
Gracias y algo más
Humberto Arenal
• La Habana
Para mí, ahora y siempre, lo importante ha sido escribir, siguiendo mi propia vocación, textos que influyan positivamente en la vida de los que me lean. Eso es algo muy importante para un creador. Soy de los que piensan que de alguna manera la literatura puede contribuir a hacer más lúcido, transparente y llevadero este confuso mundo en que vivimos.
ENTREVISTA con Humberto Arenal
Toda obra humana puede mejorarse
Zurelys López Amaya
• La Habana
Los negados, los desheredados, los hambrientos, los enfermos de todas las pandemias posibles, los sin pan ni agua, piden algo más que palabras. En la América hispana y portuguesa, en el Caribe anglófono y francófono, los olvidados durante siglos han recobrado la palabra, están empezando a ser dueños de sus destinos. Para ellos tenemos que crear la literatura del futuro. Entonces la palabra será nuestra suprema, útil y bella arma de combate.
PALABRAS DE ELOGIO
La actitud vital de Humberto Arenal
María Elena Llana
• La Habana
En Humberto Arenal, ese cubano que habla sin levantar la voz, que aborda los vanguardismos con la mesura de los clásicos, el tímido orgulloso,  se da la constante de su irrenunciable vocación. Por eso él da clases y escribe, publica y escribe, sufre ostracismo y escribe, dirige teatro y escribe. Tal vez en esa reiteración de la palabra escribe, está el allegro de su vida.
• Arenal: estoy como nunca
Paquita Armas Fonseca • La Habana
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2012.