La Habana. Año X.
20 al 26 de AGOSTO de 2011

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Harold López-Nussa
El país de las maravillas
Joaquín Borges-Triana • La Habana

No cabe duda de que uno de los jóvenes pianistas cubanos de jazz que más impacto ha causado internacionalmente en los últimos tiempos, es el habanero Harold López-Nussa Torres. Procedente de una familia donde la música ha desempeñado un rol protagónico, él recibió una muy sólida formación en nuestros conservatorios, capaz de permitirle proyectarse con idéntico rigor en los ámbitos de la llamada música académica, la popular bailable o el jazz.

Su nueva producción discográfica lleva por título El país de las maravillas y es un álbum grabado en compañía de su hermano Ruy Adrián López-Nussa Torres a la batería, Felipe Cabrera en el bajo y con la figura del cada vez más popular saxofonista puertorriqueño David Sánchez como invitado especial.

Desde la primera audición del material, uno se percata de que estamos ante un fonograma en el que, sin perder la cubanía que ha caracterizado el quehacer de este novel pianista, hay una búsqueda particular en códigos del lenguaje jazzístico internacional, expresión de un interesantísimo proceso dado en la actualidad mediante el cual las fronteras entre los llamados jazz straight y latino o afrocubano se están disolviendo o integrando.

A diferencia de su trabajo anterior, el disco titulado Canciones, en el que uno siente que hay mucho escrito, a tono con la intención de vincular la propuesta a los aires del jazz cameral, en El país de las maravillas hallamos que hay mayor presencia de la improvisación, sin la menor discusión la gran esencia del jazz.

Con una portada concebida especialmente para el álbum por el pintor Roberto Fabelo, un rasgo significativo de la producción es el equilibrio interno que en ella se respira. En dicho sentido, por una parte disfrutamos de piezas enraizadas en la música cubana, como sucede en los cortes “El país de las maravillas”, “La fiesta va” y “Bailando Suiza”, una composición de Harold que ya había incluido con anterioridad en su disco Canciones. Como una segunda arista, escuchamos piezas que destacan por su belleza melódica y delicadeza. Son los casos de “Interludio” y “A Camilín”.

Entre los temas que más me han impactado de todo el CD, mencionaría la extraordinaria versión que realizan de ese clásico de la trova tradicional que es “Perla marina”, original de Sindo Garay; “E cha”, que transcurre dentro de los parámetros del jazz latino; y “Guajira”, con destaque especial para Ruy Adrián López-Nussa, que aquí demuestra sus posibilidades como un percusionista integral, que no solo toca batería sino que también puede ejecutar con igual brillo el vibráfono y el cajón.

No quiero soslayar el rol del soporte rítmico en un fonograma como este, a cargo del ya aludido Ruy Adrián desde la batería y Felipe Cabrera como bajista, el mismo que conociéramos en los años 80 como integrante del Grupo Proyecto y que, en el periodo que lleva radicado en Francia, ha seguido creciendo como músico. Igualmente, pienso que en el fonograma hay que resaltar la intervención del saxofonista boricua David Sánchez como invitado especial. Él demostró aquí nuevamente su tremenda capacidad de adaptabilidad para saber integrarse a esta formación, como si siempre hubiese tocado con ella.

Así pues, en resumen cabe afirmar que El país de las maravillas, disco protagonizado por Harold López-Nussa Torres como figura frontal, es una grabación muy recomendable para aquellos que se interesen por estar al tanto de lo nuevo que hoy acontece en el jazz hecho por cubanos.

 
 
 
 
   
Lineamientos del VI Congreso del PCC
(.pdf, 736 Kb)
Información sobre el resultado del Debate
(.pdf, 394 Kb)
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.