La Habana. Año IX.
26 de MARZO
al 1 de ABRIL de 2011

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

Palabras para la inauguración de
la Exposición: Homenaje a Tomy

Adán Iglesias Toledo • La Habana

Fotos: Kike (La Jiribilla)

Hablar de un socio muerto es del carajo… y eso me ha pasado con Tomy, el guajiro con rabo de mula que partió para otro viaje y él era fanático a viajar. En su rápido y sorpresivo velorio, me tocó hacer lo mismo, la tarea orientada fue difícil, pero la cumplí.

Es que no se debería hablar de un artista en pasado, pensémoslo entonces ahora aquí en esta sede de La Jiribilla luchando su traguito de ron o averiguando con Nirma cómo enviar obras para este extraordinario portal de la cultura cubana.
 

Tomás Rafael Rodríguez Zayas —está entonces entre nosotros, y esta no es la introducción a una misa espiritual. Por algo nos dejó un extenso volumen de obras, de las que ahora apreciaremos solo 12, por ser un número de suerte, como todos bien sabemos.

Su presencia es tan latente que al observar detenidamente sus obras se sigue aprendiendo de este hombre que experimentaba, mezclaba e inventaba con tal de lograr plasticidad en sus caricaturas.

Goma arábiga, talco y azúcar, fueron algunos de los ingredientes que Tomy utilizó en sus trabajos casi como un buen alumno de Nitza Villapol. Y es que él era así, un constate inconforme con su obra y con su vida.

Tenía mal genio, y no es sacrilegio sacarle un trapito sucio a el amigo que no está, pero quienes le conocimos, lo sabemos, sin embargo, tenía un genio y un don para las artes gráficas envidiable.
 

Fue Virgilio Martínez, el dibujante de Pucho y del periódico Granma, quien le tiró los primeros cabos al guajiro recién llegado a la Habana.

El muchacho de Barajagua tuvo como primera residencia un estrecho local del propio periódico Juventud Rebelde, en donde se inicio ilustrando los suplementos Pionero y luego dedeté.

Llegó a la capital en un ambiente cultural privilegiado, en una entrevista realizada por sus 60 años a la periodista Julieta García Ríos declaraba:

“Existía un impresionante movimiento en la Plástica, en la música se destacaba la Nueva Trova. Tener la posibilidad de acceder a un periódico nacional y hacer lo que me parecía con mi inexperiencia fue el reto más grande y el estímulo más alentador. Era reciente la muerte del Che en Bolivia, estaba por venir lo que fue la zafra de los 10 millones y había una euforia colectiva de entusiasmo y creatividad que hizo que inmediatamente me integrara a la capital y a su vorágine de acontecimientos políticos y culturales”.

Poco antes de su llegada a la capital había estudiado Agronomía en el Instituto Tecnológico Álvaro Reynoso de Matanzas, donde pasó parte del Servicio Militar Obligatorio.

Ahí conoce a Manuel Hernández, quien lo estimuló a colaborar en diferentes revistas y periódicos. Luego se fue a Camagüey como integrante de la Columna Juvenil del Centenario y funda el periódico Bayardo, donde trabajó como caricaturista e ilustrador.
 

El dedeté, donde comenzó como director artístico, le abrió el mundo de los salones internacionales a los que aportó una gran cantidad de premios y menciones. Pero según sus propias palabras, una acción que le cambió la vida fue haber participado en 1961 con tan solo 11 años en la Campaña de Alfabetización.

Sobre este acontecimiento, declaraba en la mencionada entrevista: «…estaba como un potro cerrero, ignorante de lo que pasaba mas allá de la guardarraya, protegido por mi madre y desinformado del mundo exterior. La incorporación a las Brigadas Conrado Benítez encendió la luz o el farol chino de un mundo que empezaba a cambiar para todos. Me abrió las puertas para hacerme artista y la oportunidad de contribuir en esa maravilla que es la cultura cubana».

Pienso que la inicial condición de maestro le acompañó toda su vida, pues no escatimaba en dar consejos, sugerir, señalar o plantear argumentos desde su propia obra, muy marcada por un antimperialismo congénito.

Fue también un militante del Partido Comunista con sólida convicción. Toda aquella experimentación con los más diversos materiales que anteriormente señalé, los llevó a la digitalización.

Cuando Tomy descubrió todo lo que se podía hacer en programas como Corel o Photoshop no había quien lo levantara de la computadora, para él nunca existió el «tiempo de máquina», de ahí la excelente caricatura que le realizara Laz: cual experto jugador de fútbol rugby Tomy protege un teclado de computadora, como si fuera la bola de este deporte.

Uno de sus retos y sueños era lograr llevar a la cartulina un inmenso grupo de obras que había realizado en Photoshop. Casi todos los elementos de un dibujo estaban fragmentados. Él lo concebía así, de manera separada, para luego unirlos en este programa.

El Muralismo fue otro género por el que se paseó cómodamente, los paneles. del Ministerio de Comercio Exterior en la calle 23, la tribuna antimperialista, la taberna del Tío Cabrera en la Villa del Humor (San Antonio de los Baños) y el permanente, el del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, dan fe de ello.

Aunque esté, Tomy se marchó con muchos sueños… Los ojitos le brillaban cuando te hablaba de su próximo viaje a Galicia o cuando te explicaba cómo quedaría el más grande mural de cerámica que había realizado en Holguín para los edificios cercanos al hotel Pernik. Sin duda, una deuda que esta ciudad tiene con Tomy y con la cultura nacional.

Montar ese mosaico con la obra que a mi parecer lo inmortalizó: la historieta de cuatro cuadros en que un joven con un pulóver donde aparece la imagen del Che de Korda, se quita esta prenda de vestir y sigue estando en su pecho la imagen del guerrillero heroico.

Al saberse de la muerte de Tomy, el pasado 6 de septiembre, fueron muchas las cartas y mensajes de condolencias que recibimos en el dedeté, de los lugares más lejanos hasta los más cercanos y él que se quejaba de su mala suerte, escogió para partir, precisamente la semana en que nos correspondía salir con cuatro páginas dominicales por lo que pudimos hacerle un buen homenaje, sin afectar otras secciones del periódico y con caricaturas con buen tamaño como a él le gustaba.

Quedan por mencionar muchas revistas y periódicos en los que Tomy colaboraba o todas las distinciones que recibió por su obra, no alcanza la tarde para eso. La intención de todos es está, no olvidarlo a través de sus caricaturas, por eso, esta pequeña expo que hoy se inaugura en la sede de La Jiribilla, es otra manera más de reconocer a un gran artista, de no dejarlo morir. Y para quien dude de su presencia esta tarde, lo invito a que lo vea como, desde su autocaricatura, se burla de nosotros.

¡Muchas Gracias!

 
 
 
 


GALERÍA de CARICATURAS

Exposición: Homenaje
a Tomy

 


galerÍa de imágenes

Inauguración de la Exposición Homenaje
a Tomy

 


galerÍa de imágenes

El Patio de Baldovina con Tony Ávila
 

 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Tomy con trova en El Patio de Baldovina

Spot de El Patio de Baldovina

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.