La Habana. Año IX.
26 de MARZO
al 1 de ABRIL de 2011

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

La voz de Jessica Kaawah

Pedro de la Hoz • La Habana

Cuando la voz de la ugandesa Jessica Kaawah resonó en una de las salas de la sede parisina de la UNESCO, como oradora principal de la anticipada velada por el Día Mundial del Teatro en este 2011, ciertos oídos no quisieron escuchar.

Seleccionada por el Instituto Internacional de Teatro (ITI) para representar en la celebración a sus colegas de todo el orbe, escribió el mensaje anual que habitualmente se lee en diversas partes del mundo el 27 de marzo.

Cuando el ITI la escogió, todavía no había estallado la ola de protestas populares en países del Oriente Medio y nadie calculaba que la manipulación del conflicto interno libio por parte de las potencias occidentales desembocara en una brutal agresión contra la nación norafricana.

Pero tenía presente la larga década de criminal intrusismo en Afganistán y los ocho años de martirio del pueblo iraquí. Los medios de comunicación le informaban de los vuelos no tripulados que lanzaban misiles contra la población civil en Paquistán y la escalada sionista contra el pueblo palestino.

Le parecía una terrible y cruel paradoja que mientras en la culta Europa el fantasma de la crisis económica redujera drásticamente las asignaciones de los programas sociales, la mayoría de los gobiernos de ese continente subordinados a la matriz yanqui de la OTAN, sacaran dinero para financiar una descomunal operación militar contra Libia. (Por cierto, pocos días antes del Día Mundial del Teatro, notables figuras de la escena británica, entre los que se hallaban Helen Mirren, Jeremy Irons y Kenneth Branagh, circularon una carta abierta al gobierno del Reino Unido en la que manifestaron su preocupación por el impacto negativo de las más recientes medidas neoliberales sobre la vida cultural de esa nación).

De modo que su discurso no fue un ejercicio retórico. El Mensaje del ITI por el Día Mundial del Teatro tenía esta vez la dinamita propia de una ética irrenunciable en estos tiempos de barbarie.  

Calificar como una farsa el silencio de quienes eluden el compromiso del arte con la realidad y denunciar a los supuestos pacificadores —resulta que desde el Consejo de Seguridad, la OTAN, el Pentágono y la Casa Blanca las operaciones militares agresivas tratan de disimularse como misiones de paz—, convirtieron las palabras de la Kaawah en un mensaje sustantivo.

La autora del mensaje goza de prestigio internacional por su obra artística y su labor teórica. Influida tanto por el lenguaje brechtiano, como por la impronta del dramaturgo y director alemán Peter Weiss, escribió piezas donde las imágenes poéticas sustentan la promoción de ideales de justicia, tales como Paradise forever y Drums of Freedom.

A principios de la pasada década, sus puestas en escena de Madre Coraje y sus hijos, de Brecht, y de Historia de un soldado, de Stravinsky, resultaron exitosas en Sudáfrica y EE.UU.

En la actualidad comparte sus labores como docente en universidades norteamericanas con la atención de un centro para niños huérfanos en su país natal.   

 
 
 
 
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Mensaje por el Día Mundial del Teatro
(27 de marzo de 2011)

Jessica Kaawah

PALABRAS POR EL DIA MUNDIAL DEL TÍTERE
Seguimos soñando

Ulises Rodríguez

Magia y azares sobre las tablas cubanas
Marianela González

.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.