La Habana. Año IX.
26 de MARZO
al 1 de ABRIL de 2011

Correo Canal RSS Canal en Twitter Facebook Flirck You Tube

 

BÚSQUEDA AVANZADA   . . .

ENLACES

SUSCRIPCIÓN
 
 

 
Redes Sociales en 2011
Perder la “conversación colectiva”
para ganar el contenido
Liliam Marrero • La Habana

La web 2.0 y, en especial, los sitios de redes sociales dejan de mostrar como máximos indicadores sus altos niveles de crecimiento, en la misma medida en que comienzan a consolidarse en cuanto a la variedad de usos comerciales, políticos y, fundamentalmente, por la jerarquía progresiva que los usuarios otorgan a los contenidos más allá de la “conversación colectiva”, cada vez más penetrada por las empresas y el marketing online

Con respecto al 2009, que instituyó el gran salto de los usuarios a la web social con un 81 por ciento de crecimiento, el año 2010 marcó un período de asentamiento y mayor estabilidad en el empleo de las aplicaciones 2.0, con un 85 por ciento de personas que se integraron a las redes sociales, según los resultados de unas mil 500 encuestas realizadas a internautas españoles y a un total de ocho grupos de discusión.

La 3ra. Oleada del Observatorio de Redes Sociales, que actualiza anualmente la agencia de investigación y consultoría estratégica The Cocktail Analysis,  confirma que al cierre del año pasado el número medio de perfiles pertenecientes a cada usuario se correspondía con el mismo indicador de 2009, año que estableció el incremento a dos perfiles activos, un tanto más que el 1,7 registrado en 2008.

Los usuarios y las redes sociales en el tiempo

El camino recorrido por el fenómeno 2.0 entre 2008 y 2009 clasifica como un primer estadio de emergencia, caracterizado por la necesidad de explorar, experimentar y estar presentes en las redes sociales por parte de los usuarios.

Este período inicial quedó desplazado a partir de 2009 y hasta el año 2010, debido a la superación del “descubrimiento” de la web 2.0 y a la creciente asunción de sus aplicaciones como herramientas cotidianas de comunicación, lo que se considera un momento de normalización en el uso de las redes sociales en España.

El 2010 y el 2011, por su parte, refuerzan un crecimiento más cualitativo que cuantitativo, expresado en el proceso de selección de las redes sociales que realizan los usuarios, la incorporación de las marcas y el despegue del marketing 2.0, así como el avance vertiginoso del acceso a la web social desde los dispositivos móviles.

Una mirada a las tendencias futuras, según las conclusiones del estudio, apunta hacia niveles más altos de especialización en el manejo de los perfiles, y una visible extensión y segmentación de los internautas a partir del empleo de redes temáticas; además de la presencia todavía ascendente de las marcas y el acceso extendido desde las terminales móviles.
 


Redes Sociales: de la normalización a la selección.
3ra. Oleada del Observatorio de las Redes Sociales (2011)
 


Redes Sociales: de la normalización a la selección.
3ra. Oleada del Observatorio de las Redes Sociales (2011)

Índices de pertenencia

Facebook, que hace dos años ocupaba el puesto número dos en la lista de redes sociales a las que se integran los internautas, ha pasado a liderar este indicador con una penetración del 69 por ciento. Junto con la española Tuenti constituye la red social más popular, mientras Twitter ostenta un 14 por ciento de usuarios que poseen perfiles activos, hecho que ratifica el crecimiento estable de este sitio de microblogging.

Sin embargo, Hi5, MySpace, Badoo, Fotolog y otras herramientas de mensajería instantánea como Messenger y Skype mantienen por tercer año consecutivo notables índices de abandono, en la misma medida en que Linkedln, Sónico, Xing y Diáspora son desconocidas por más de la mitad de los usuarios encuestados.
 


Pertenencia a Redes Sociales. 2da. Oleada del Observatorio de Redes Sociales (2009)
 


Pertenencia a Redes Sociales. 3ra. Oleada del Observatorio de Redes Sociales (2011)

En relación con las distinciones de género, la investigación devela el predominio del sexo femenino en plataformas como Facebook y Messenger, y una ligera preponderancia de hombres en espacios más convencionales como los foros, también en los blogs y otros espacios online como YouTube, LinkedIn y Twitter.

De acuerdo con los niveles de concurrencia de las redes, nuevamente Facebook se sitúa en los primeros escalones sobre la base de su universalidad, que le garantiza un 80 por ciento de usuarios con perfiles activos, que a la vez comparten una mayor cantidad de cuentas en otras aplicaciones.

Igualmente, MySpace y YouTube coinciden en las listas de aplicaciones de no pocos internautas, a la vez que Flickr se asocia a la utilización de Twitter y a la gestión de bitácoras. Los usuarios de estas últimas se reafirman como agentes activos en la discusión en foros y otros espacios de debate online.

Decir adiós…

Las principales motivaciones señaladas por los usuarios para el empleo de las redes sociales, descansan en su funcionalidad como herramientas de comunicación e interacción social, cualidad que se reafirma en la gratuidad de estas, los flujos dinámicos y multidireccionales de información que propician, y su disponibilidad.

No obstante, si bien la “hipercomunicación” aparece como motivación esencial de los internautas para socializar a partir de su presencia en los perfiles 2.0, la “sobrecarga” y el “ruido” de estos espacios comienza a generar algunos desplazamientos en las formas habituales de gestionar la participación en red.

Esto se traduce en la incorporación de nuevas acciones vinculadas a la búsqueda de mayor organización y filtrado de los relatos online, entre las que se pueden citar la revisión de contactos ―implica la eliminación de perfiles no deseados y la valoración más cualitativa en el momento de aceptar nuevos seguidores―, la gestión consciente de la privacidad ―mayor uso de servicios privados y control de la información pública―, el regreso a herramientas más básicas como el correo electrónico y la mensajería instantánea ―con el fin de conseguir mayor identidad emocional y cercanía― y, en casos extremos, los internautas pueden optar por borrar sus perfiles.

Los niveles de abandono se han mantenido durante 2010 a razón de cuatro por cada diez cuentas activas; y entre las causas del desuso aparece la escasa experimentación una vez que se abren las cuentas, el desconocimiento de las posibilidades de las plataformas, la falta de amigos involucrados en estos entornos y la poca utilidad percibida en su empleo.

Para los casos específicos de redes como Facebook y Twitter, los usuarios señalan motivos de abandono que se distinguen del resto, y se asocian a la sensación de pérdida de la privacidad, en el primero, y las dificultades que supone el uso efectivo del sitio más popular de microblogging.

Estos factores causales, de conjunto con la entrada “natural” de la gestión publicitaria y la multiplicación excesiva de las voces en los predios de la web 2.0, han propiciado que tenga lugar, según los resultados de la investigación, un proceso de saturación de lo social y un desplazamiento hacia la jerarquización de los contenidos que comienzan tenerse en cuenta como motivaciones significativas por las cuales los usuarios deciden integrarse o no a un sitio de redes sociales.

Twitter: ¿un futuro sin tweets?

Aunque el 14 por ciento de los internautas con cuentas activas en el sitio de microblogging constituye una cifra relativamente baja en comparación con otras redes, llama la atención que a corto plazo esta aplicación ha incorporado la mayor cantidad de nuevos usuarios en una proporción de dos por cada tres internautas en los últimos 12 meses; un incremento que se caracteriza, además, por la consolidación de la presencia de jóvenes situados entre la edades de 16 y 25 años.
 


Análisis de Twitter. 3ra. Oleada del Observatorio de Redes Sociales (2011)

De igual manera, esta red aparece como la más móvil con un 40 por ciento de “tuiteros” que acceden a sus perfiles desde dispositivos de comunicación inalámbrica, con una frecuencia diaria.

“Aprender a ‘tuitear’” no constituye una actividad de fácil comprensión para algunos usuarios que han apostado por abandonar sus perfiles, si bien reconocen los atractivos particulares del sitio de microblogging, al punto de que uno de cada cuatro internautas declara su intención de reanudar las cuentas en Twitter.

No obstante, las actividades que se desarrollan cotidianamente a través del tejido de seguidos y seguidores, se basan fundamentalmente en el monitoreo de las informaciones e ideas compartidas por los contactos y, en mucha menor medida, en la publicación ininterrumpida de tweets.

La mitad de los “tuiteros” prefiere “leer”, lo que refleja una actitud predominantemente pasiva, frente a un tercio de usuarios que publica e intercambia de manera más activa, lo que pudiera valorarse como una tendencia permanente en esta red, teniendo en cuenta resultados similares aportados por investigaciones precedentes.

 
 
 
 
.
© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
ISSN 2218-0869. La Habana, Cuba. 2011.