Año IX
La Habana
2010

Regresar a la Página principal

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

RETABLO ABIERTO

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Abel G. Fagundo

 (Jagüey Grande, Matanzas, 1973)

 

Nación salobre
 

…........……...........a Cuba

A Schubert no me lo imagino en este mar mestizo
con sus sonatas para piano hundiéndose en la arena.
Pienso en Arsenio Rodríguez,
en su bastón y sus manos grandes
dirigiendo las olas de agosto
y ese ritmo negro que sale de los parques,
que llega con su baile hasta las playas
mezclándose con la nación salobre.

Sol. Mar. Música. Sal.

Las corrientes nos traen su resaca,
los naufragios del mundo,
deseos de zarpar con un pedazo de país en el equipaje,
con la música Matamoros como sonido de fondo.

Ron. Cerdo. Arroz. Yuca. Café.

Comer y beber todo lo posible,
bailar, si no se puede con las piernas
que el cuerpo busque el movimiento
en el latido de sus carnes.
Un sarcasmo, la risa inteligente,
la burla como tabla de supervivencia,
dispuestos a remar en una u otra dirección
siempre que el agua nos permita el regreso.

Una espinela, una criolla, una mentira.
La madre, la patria, las promesas.
Intentar. Carecer. Partir.
Los parques, los puentes, los puertos.
El calor, el deseo, el miedo
Dios. Diablo. Disidente.
Río. Risa. Resistencia.
Folklore. Farándula. Fidelidad.
Son. Sangre. Sudor. Sexo.

Ni fiesta, ni tragedia.
ISLA SALOBRE ISLA
ISLA FINITA.


Director de orquesta

No dejes
la batuta descuidada
los mediocres
los usurpadores
aún sin destreza
pueden en su
empecinado intento
destruir toda la sinfonía.

Luego nadie recordará la música real,
la memoria remota de lo bello.


El terco persistir

Paul Eluard, escribió: (quizá)


………........................……..…La poesía debe tener como fin
………….......……                  la verdad práctica
.



Tal vez quería burlarse de nosotros
con su francés social
o fue traicionado por la poesía
severamente
como a un paria en el mundo
de los clásicos.

La poesía debe tener como fin
desfigurar la historia
escribir lo que pudo ser
no lo que fue.

Reconocemos su inutilidad
aún así, persiste...

Tal vez quiero burlarme del lector
y la poesía me ha castigado
severamente
como a un paria en el parnaso de los hatos
bien al SUR.


La isla de Virgilio

            .Ningún hombre es una isla,
…………...............................…….                  algo completo en sí mismo.
………..............................……………………..                           
John Donne



Como a Virgilio, me prometieron una isla,
un pedazo de arrecife liviano
golpeado por las aguas, una franja de tierra
con espacio para la silla y el jardín.
Pero soy esto, la mala roca que busca
erupcionar en las entrañas del poema,
parir su libertad, sin nombres,
como un islote escondido entre las olas.

Desde el farallón del árbol viejo
siento al verano quemándome las fibras,
el sudor me atraviesa,
fluye hacia los baches del pavimento
como pequeños riachuelos
que contaminan la ciudad con mi dolor.
Mantengo un ritmo errático,
sin rumba, ni son, ni espinela dolorosa,
mi verdad es un anacronismo
en medio de la fiesta.

He estado en la comparsa torrencial,
en el entusiasmo de la multitud.
He comido las frutas legendarias,
el sabor mórbido y vanidoso de la carne
y la corrupción de sus delicias.

Aún así, persisto en la fresa utópica
del que nació entre los sinsontes,
rara avis que puede imitar al tocororo o al gorrión,
y sin embargo oculta, como yo, su canto propio.
Del que ha nacido rodeado por los bailes sensuales
de esta gente desinhibida y tierna.
lejos del té, de la puntualidad o el tarro de malta,
entre los cocodrilos y el canto impávido del tomeguín.

Como a Virgilio,
me negarán la isla.


Abel G. Fagundo (Jagüey Grande, Matanzas. 1973) Poeta. Ha incursionado en la crítica literaria y en la fotografía. Realiza, junto con la escritora matancera Laura Ruiz, la revista literaria Mar Desnudo (http://mardesnudo.atenas.cult.cu/). Es miembro de la AHS desde 1991. Ha publicado los poemarios: El sitio de las memorias, Ediciones Matanzas, 1991 (Premio nacional de la FEEM, 1990); Golpes de Dios, Ediciones Vigía, 1999 (Premio Rilke, 1998, a poeta joven, otorgado por la Editorial Vigía); Extinción, Ediciones Matanzas, 2001; El costal de los pecados, Ediciones Matanzas, 2006; En el bosque francés de la calle medio, Ediciones Vigía, 2007 (Premio America Bobia, 2006); El terco persistir, Ediciones Aldabón, 2008.

 
 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2010.
IE-Firefox, 800x600