Año IX
La Habana
2010

Regresar a la Página principal

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 
Carlos de la Torre y Huerta
Josefina Ortega • La Habana

Dicen que en su natal Matanzas lo veían como un futuro médico, sin embargo, al conocer en la preparatoria de Medicina de la Universidad de La Habana al ilustre catedrático Felipe Poey, el joven nacido el 15 de mayo de 1858, terció hacia el estudio de las ciencias naturales, en las que alcanzaría renombre universal, de modo particular, en la Malacología. 

Por cierto, en la búsqueda de caracoles terrestres por los pantanos de Atarés, se enfermó de fiebre palúdica, lo que le hizo regresar a su terruño donde se incorporó como profesor al colegio San Carlos, fundado por su padre. Tenía 15 años. 

Pero nada conseguiría detener los empeños de Carlos de la Torre y Huerta, quien se convertiría con el paso del tiempo en una leyenda viva que comenzó cuando, en el Museo de Historia Natural de Londres, identificó al tacto algunas especies de la malacofauna antillana. Muchos lo reconocieron como el malacólogo más importante de su época.  

Licenciado en 1881 en Ciencias Naturales por la Universidad de La Habana, ganó el premio extraordinario para cursar, con matrícula gratuita, en la Universidad Central de Madrid, las asignaturas complementarias para el grado de Doctor, título que defendió en la península dos años más tarde con la tesis: "Distribución geográfica de los moluscos terrestres de la isla de Cuba, en sus relaciones con las tierras vecinas", valorada de sobresaliente por el tribunal.  

Luego de impartir clases en el Instituto de Segunda Enseñanza de Puerto Rico, regresó a Cuba en 1884 para ejercer la cátedra de profesor de Anatomía Comparada en la Universidad de La Habana. Desde entonces realizó numerosos viajes de exploración por toda la Isla. Los resultados de sus investigaciones, entre las que se encuentran hallazgos de restos fósiles, los presentó en varios países, como EE.UU., Suecia y España.  

Director durante muchos años del Museo de la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana y creador de su propio Museo de Historia Natural, se le nombró miembro de honor de la Academia de Ciencias de Washington y Presidente de la Unión Malacológica Americana. El gobierno francés le entregó la Legión de Honor con el grado de Caballero. 

También se le otorgó el título de Doctor Honoris Causa en Ciencias de las Universidades de Harvard y la Schiller de Jena, Alemania.

En su patria fue condecorado en 1935 con la Gran Cruz de la Orden Nacional de Carlos Manuel de Céspedes, y la Universidad de La Habana, de la que fuera rector, lo designó Profesor Emérito en 1938, honor conferido por primera vez a un catedrático de esa institución. 

Fervoroso independentista, luego del inicio de la guerra organizada por el Apóstol, marchó al extranjero. El Generalísimo, Máximo Gómez lo honró con su amistad, al igual que el doctor Fermín Valdés Domínguez y otros patriotas. 

Hasta muy avanzada edad prosiguió su quehacer científico. Murió nonagenario en La Habana el 19 de febrero de 1950. 

Heredero de la labor del sabio Felipe Poey, su extensa obra comprende trabajos de geología, paleontología, zoología, arqueología e historia, aunque su mayor contribución la realizó en el conocimiento de la fauna fósil y, especialmente, en el campo de la malacología.  

Resulta poco conocido, sin embargo, que este eminente hombre de ciencias se doctoró, además, en Farmacia y en Medicina, por la propia Universidad de La Habana en 1921 y 1922, respectivamente.  

Personalidad multifacética, publicó varios libros de textos como el Manual o Guías para los Exámenes de los Maestros, y es considerado como uno de los fundadores de la ciencia pedagógica cubana.

 
 
 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2010.
IE-Firefox, 800x600