Año VIII
La Habana
2010

Regresar a la Página principal

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Nicolás Guillén

 (Camagüey 1902 - La Habana, 1989)

 

Motivos de son

Negro Bembón

¿Po qué te pone tan brabo,
cuando te disen negro bembón,
si tiene la boca santa,
negro bembón?

Bembón así como ere
tiene de to;
Caridá te mantiene,
te lo da to.

Te queja todabía,
negro bembón;
sin pega y con harina,
negro bembón,
majagua de dril blanco,
negro bembón;
sapato de do tono,
negro bembón...

Bembón así como ere,
tiene de to;
Caridá te mantiene,
te lo da to.


Mi chiquita

La chiquita que yo tengo            
tan negra como e,             
no la cambio po ninguna,            
po ninguna otra mujé.

Ella laba, plancha, cose,     
y sobre to, caballero,         
            ¡como cosina!              

Si la bienen a bucá            
          pa bailá,              
          pa comé,            
          ella me tiene que llebá,         
          o traé.        

Ella me dise: mi santo,               
tú no me puede dejá;        
bucamé,           
bucamé,           
bucamé,           
pa gosá.           


Sigue…

Camina, caminante,           
sigue;              
camina y no te pare,          
sigue.               

Cuando pase po su casa             
no le diga que me bite:              
camina, caminante,           
sigue.               

Sigue y no te pare,            
sigue:              

no la mire si te llama,        
sigue;              

acuéddate que ella e mala,         
sigue.


Ayé me dijeron negro

Ayé me dijeron negro
pa que me fajara yo;
pero e’que me lo desía
era un negro como yo.
Tan blanco como te bé
y tu abuela sé quién é.
Sácala de la cosina,
Mamá Iné.
Mamá Iné, tú bien lo sabe,
Mamá Iné, yo bien lo sé;
Mamá Iné te llama nieto.
Mamá Iné.


Tú no sabe inglé

Con tanto inglé que tú sabía,               
Bito Manué,              
con tanto inglé, no sabe ahora            
desí ye.            

La mericana te buca,         
y tú le tiene que huí:          
tu inglé era de etrái guan,          
de etrái guan y guan tu tri.         

Bito Manué, tú no sabe inglé,              
tú no sabe inglé,                
tú no sabe inglé.                

No te namore ma nunca.            
Bito Manué,              
si no sabe inglé,        
si no sabe inglé.


Si tú supiera…

¡Ay, negra,               
si tú supiera!             
Anoche te bi pasá              
y no quise que me biera.            
A é tú le hará como a mí,           
que cuando no tube plata           
te corrite de bachata,         
sin acoddadte de mí.          
Sóngoro cosongo,              
sogo bé;           
sóngoro cosongo               
de mamey;               
sóngoro, la negra              
baila bien;        
sóngoro de uno         
sóngoro de tre.         
Aé,          
bengan a be;            
aé,          
bamo pa be;             
bengan, sóngoro cosongo,          
sóngoro cosongo de mamey!


Búcate plata

Búcate plata,            
búcate plata,             
poqque no doy un paso má:
etoy a arró con galleta,              
na ma.     
Yo bien sé cómo etá to,              
pero biejo, hay que comé:          
búcate plata,             
búcate plata,             
poqque me hoy a corré.             

               
Depué dirán que soy mala,         
y no me quedrán tratá,              
pero amó con hambre, biejo,              
¡qué ba!           
Con tanto sapato nuebo,             
¡qué ba!           
Con tanto reló, compadre,          
¡qué ba!           
Con tanto lujo, mi negro,            
¡qué ba!


Mulata

Ya yo me enteré, mulata,           
mulata, ya sé que dise               
que yo tengo la narise                
como nudo de cobbata.              

Y fíjate bien que tú    
no ere tan adelantá,          
poqque tu boca e bien grande,            
y tu pasa, colorá.              

Tanto tren con tu cueppo,           
tanto tren;                
tanto tren con tu boca,               
tanto tren;                
tanto tren con tu sojo,               
tanto tren.                

Si tú supiera, mulata,         
la veddá,          
¡que yo con mi negra tengo,               
y no te quiero pa na!


Hay que tené boluntá

Mira si tú me conose,         
que ya no tengo que hablá:        
cuando pongo un ojo así,            
e que no hay na;               
pero si lo pongo así,           
tampoco hay na.               

Empeña la plancha elétrica,        
pa podé sacá mi flú;          
buca un reá,             
buca un reá,             
cómprate un paquete vela          
poqque a la noche no hay lu.              

¡Hay que tené boluntá,               
que la salasión no e           
pa toa la bida!           

Camina, negra, y, no yore,         
be p'ayá;          
camina, y no yore, negra,          
ben p'acá:        
camina, negra, camina,              
¡que hay que tené boluntá!


El 20 de abril de 1930 aparecen en la página Ideales de una raza, del Diario de la Marina, de La Habana ocho poemas con el título genérico de Motivos de son. Poco después, el 6 de julio de 1930, otros tres poemas aparecieron en esa misma sección. Ofrecemos una selección de estos 11 poemas.


Nicolás Guillén: Poeta Nacional de Cuba. Nació en Camagüey en 1902 y murió en La Habana, en 1989. Fue el primer autor cubano que recibió el Premio Nacional de Literatura, en 1983. Creador de una numerosa obra poética, en la que se cuentan los libros, Motivos de son (1930), El son entero (1947), El gran zoo (1967) y Por el mar de las Antillas anda un barco de papel (1978).

 
 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2010.
IE-Firefox, 800x600