Año VIII
La Habana

19 al 25
de SEPTIEMBRE
de 2009

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

LA OTRA CUERDA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

ENREDOS

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Selección de canciones de Ada Elba Pérez

 La Habana
Ilustraciones: Rapi Diego

 


Ana la campana
 

Ana la campana

toca, toca y toca

dicen en el pueblo

que se ha vuelto loca

porque la dejaron

olvidada y sola.

Y cuando en el cielo

cae la noche honda

aunque no la escuchen

la campana toca. 

Ana la campana

toca, toca y toca

cuando llega el cielo

de luna redonda

para que la escuchen

las estrellas todas. 

Y al llegar las nubes

de la blanca aurora

en la torre alta

la campana toca. 

Ana, la campana

toca, toca y toca. 

Y cuando en el cielo

cae la noche honda

aunque no la escuchen

la campana toca. 


El cangrejo Alejo 

El Cangrejo Alejo, que vio un espejo

se asustó al hallarse viejo, tan viejo

que quiso esconderse detrás del mar

y sin despedirse se fue muy lejos

por los arenales, a caminar

por los arenales, a caminar. 

Vamos a buscar al cangrejo Alejo,

nadie sabe dónde, dónde andará

vamos a buscarlo, vamos corriendo

que estará perdido en algún lugar. 

El Cangrejo Alejo, que estaba viejo

iba por las piedras, lento, muy lento

con su bastoncillo hecho de coral

y hasta tropezaba, sin espejuelos

con los caracoles y con la sal

con los caracoles y con la sal. 

A tus cangrejitos, cangrejo Alejo

has dejado tristes y sin abuelo

que pueda enseñarlos a navegar

y decirles cuentos de marineros

para que ellos tengan con qué soñar

para que ellos tengan con qué soñar.


El despertar 

El despertar es un señor

con cara de ladrón

que me robó la noche de un tirón

y guarda en su maleta de candado mágico

los sueños que escondí debajo del colchón. 

El despertar con su algarabía

enciende siempre la luz del día

es un ladrón que se disfraza con rayos de sol. 

El despertar, Capitán del día

llena mi cama de algarabía

es un ladrón que se disfraza con rayos de sol. 

El despertar cogió una flor

que tengo en mi balcón

y se tapó la cara con su olor

con un gesto de amor él me empujó los párpados

y abrió las puertas a los duendes del reloj. 

Prefiere siempre llegar de día

el despertar con su algarabía

es un ladrón que se disfraza con rayos de sol.


El trencito y la hormiga

Por una línea de azúcar

pasa el trencito pi pí, pi pí

y muy contento recorre

su dulce ferrocarril 

pi pi pi pi pi

pita feliz

con las cornetas de su nariz

con las cornetas de su nariz. 

Un día llegó una hormiga

y de un mordisco rompió el carril

se comió el grano de azúcar

más dulce que había allí. 

Cri cri cri cri cri

mastica así

porque le gusta todo el rail

porque le gusta todo el rail. 

Y cuando la vio el trencito

muy enojado le dijo así:

"devuelva señora hormiga

el grano que falta aquí". 

Pi pi pi pi pi

quiere un carril

que sea de pimienta y ají.


El vendedor de asombros

El vendedor de asombros

quiere envolver

el cielo de la noche

en un carretel

y luego en un centavo

te lo va a vender. 

Ya viene, ya viene, ya viene el vendedor

vendiendo sus asombros al por mayor

al por mayor. 

El vendedor de asombros

trajo en un tren

ratones educados

en Aranjuez

que bailan pasodoble

vals y minué.


Señor Arcoiris

Señor Arcoiris vamos a pintar

los lindos colores de la felicidad. 

Yo quiero agarrarme a la cresta del Sol

y que por el cielo me lleve veloz

para que las nubes me digan adiós

desde su balcón transparente. 

Y vamos a hacer un inmenso pincel

que pinte las alas del amanecer

que pinte un camino de luz a través

de todos los pueblos del mundo. 

Yo quiero que pintes en mi corazón

tus cintas de mágico multicolor

Señor Arcoiris, que pintes amor

en todas las cosas del mundo. 


Abuela canaria 

Abuela canaria

me cantaba un cuento,

folía en los labios,

folía en el verso; 

luz para el paisaje

de la poesía,

luna de gorriones y melancolía. 

Abuela canaria

es como lira que

pulsó mi infancia

porque la alegría 

navegó esos mares

donde siete islas

anclaban las rondas

de mi fantasía. 

Abuela canaria

me cantaba un cuento,

folía en los labios,

folía en el verso. 


 



Estela, granito de canela


Ada Elba Pérez - Liuba María Hevia
 

Estela es un granito de canela
que no quiere, que no quiere
caer en la cazuela. 

Se escapó por la ventana
con comino, con laurel,
con orégano y su amigo pimentón. 

Estela es un granito de canela
que no quiere, que no quiere
caer en la cazuela. 

El violín está tocando
con su orquesta "La sazón"
porque así nos alimenta el corazón. 

Estela es un granito de canela
que no quiere, que no quiere
caer en la cazuela. 


 


Travesía mágica

Ada Elba Pérez - Liuba María Hevia 

La señora alta del penacho verde

despidió la tarde con un colibrí.

Un corcel anuncia que la luna vuelve

su música dulce viene a mí. 

Ya todo está listo para hacer el viaje,

la noche es la nave para compartir

esta travesía mágica que viene

meciendo los ojos, volando feliz. 

Esta travesía mágica que viene

trepando los sueños, volando feliz. 

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2009.
IE-Firefox, 800x600