Año VI
La Habana
2007

Regresar a la Página principal

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

 
Arche y la expresión de humanidad
Josefina Ortega • La Habana
 

Un día frente a la reproducción de una pintura famosa, un amigo de la adolescencia con mezcla de admiración e ingenuidad me confesó: “eso lo puedo hacer yo”.

Ambos no sabíamos que la obra era “Primavera o Descanso”, ni sabíamos tampoco del autor, cubano, y llamado Jorge Arche.

La admiración era natural por la armonía del conjunto expuesta ante nuestros muy jóvenes y no entrenados ojos; la ingenuidad se debió quizá a la naturaleza de la obra, aparentemente sencilla.

Mi amigo de la infancia nunca fue pintor, ni se lo propuso. Como divertimento, de mayor se aplicó a la fotografía, de cuyos resultados guardo algunas imágenes valiosas para mí —por personales—, y porque fotógrafos profesionales reconocen tras el lente a un artista.

Desde entonces no pasa el momento en que vea una obra de Arche sin que recuerde a mi amigo y tenga presente que en la vida cada quien debe hacer lo suyo.

Aprendí que Jorge Arche fue un retratista por excelencia, que había muerto en Cádiz con 51 años, y que “Primavera o Descanso”, fue realizada en 1940, en técnica óleo sobre tela y su tamaño es de 127 x 152.

Hoy es una de mis pinturas preferidas, “con sus figuras en equilibrio”

— ¿son Arche y su esposa? Algunos creen que sí, “pues la mujer tiene una flor en la mano como el artista solía representar a su esposa”—, y según aprendí con el tiempo, resultan una especie de “Adán y Eva modernos”, donde “los colores brillantes más iluminados y alegres, significan un cambio en la usual fría y oscura de la mayoría de sus obras anteriores”.

En mis visitas al Museo Nacional de Bellas Artes, no puedo dejar de detenerme frente a esta obra —entre el 8 de abril y 27 de junio, de 2005 estuvo abierta la Expo Jorge Arche, Centenario “representativa de un variado y característico repertorio dominado por el retrato pero englobaba asimismo escenas de la vida cotidiana y al paisaje campestre…”—, pero igual me sucede ante “Mi Mujer y Yo”, y “La carta” —que las tres pueden verse regularmente en la sala permanente.

Para este artista que nació en 1905 en la antigua provincia de Las Villas —hoy Villa Clara—, en el pequeño pueblo de Santo Domingo, haber tenido su primera exposición personal — en el Lyceum de La Habana, a los 32 años —pudo haber sido tarde, sobre todo por el hecho de haber sido premiado dos años antes (1935) en el Salón Nacional de Pintura y Escultura, precisamente con “La carta”, en el que algunos ven influencias de Henri Matisse.

Se afirma que en su casa, en el número 64 en la calle Villegas —al mismo tiempo era estudio del pintor—, era lugar de reunión para “simposiarcas” tales como Nicolás Guillén, Raúl Roa, Juan Marinello, Carlos Rafael Rodríguez, entre otros, y que mucho significó haber sido agregado cultural de la legación de Cuba en México hasta 1948. Resultado de aquella etapa fue el cuadro “Valle Bravo”.

Muchos aseguran que en su calidad de retratista por excelencia, y de entre todas, su obra mejor es “José Martí”, realizada en 1943, y en la que aparece con guayabera blanca, como saliendo del cuadro.

Sin embargo, junto con “Retrato de Lezama” —de 1938, realizado al novelista José Lezama Lima, óleo sobre tela— nos quedan otros ejemplos de valía, como su propio autorretrato, de 1935.

Arche contribuyó a la fundación de la Escuela de Artes Plásticas de Camagüey, y colaboró también en el Estudio Libre de Pintura y Escultura, que reunió a varios artistas de vanguardia.

Algunos de los que acostumbran a establecer escalas valorativas no situarían a Jorge Arche entre los diez mejores pintores cubanos de todos los tiempos.

Para los que ven el arte como la mejor expresión de humanidad, la obra del pintor cubano está y es una suerte que así sea.

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2007.
IE-Firefox, 800x600