Año V
La Habana
2007

Regresar a la Página principal

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

Escúchame entre el ruido. 40 años de rock argentino
Quién te puede parar
Bladimir Zamora Céspedes • La Habana
 

A principios de los años 80 del siglo pasado, se escucharon aquí las primeras evidencias de los primeros discos grabados por los roqueros argentinos. Era casi posesión exclusiva de algunos cantores muy jóvenes, pertenecientes a lo que mucho después se llamaría “Segunda Generación de la Nueva Trova”. Ya en la medianía de esa década, por lo menos en la capital cubana, esa música se fue abriendo al consumo de muchas más gentes, sobre todo a partir de la difusión que se le daba en Radio Ciudad de La Habana, verdadero templo de los jóvenes creadores por entonces.

Como es natural, los primeros fermentos argentinos del rock tenían que haberse producido mucho antes. En medio de la mayor clandestinidad, con los medios de difusión de allí de espaldas al fenómeno. Como en otros países de nuestra América, las primeras bandas, incluso contando con instrumentistas virtuosos, no pasaban de hacer versiones miméticas de los más populares temas de las bandas anglosajonas emblemáticas, cantadas por supuesto en inglés.

En 1966, todavía por una banda llamada Los Beatniks, es grabada la primera pieza roquera argentina, con letra en español, que se hace sonar en las emisoras de radio de esa nación. Se llama “Rebelde” y fue compuesta por Pajarito Zagurí y Moris Birabent. Con todo y las solas 600 copias que le sacara la desconfiada disquera, fue una pequeña e inapagable llamita, que tuvo la fuerza suficiente, como para convocar a muchos más músicos ya jurados en el culto al rock y que de momento entendieron, entre otras cosas merced a la realidad social imperante, que era justo y posible, montarse en esas sonoridades hablando en lengua propia.

Muy poco después de hablar roqueramente en español, las más diversas preocupaciones, los roqueros argentinos, mayoritariamente jóvenes, como un acto vital tan natural como respirar, o beber agua, empezaron a fusionar referentes esenciales de la música nacional en sus composiciones. Redondeaban así llegando a los 80 –cuando nosotros los empezamos a conocer y a necesitar–  la conciencia de un rock nacional. Entre los protagonistas de ese proceso de creación están  Charly García, Luis Alberto Spinetta, Juan Carlos Baglietto, Litto Nebbia, León Gieco y Fito Páez.

Algunos lectores atentos ya sospecharán que acabo de escribir lo anterior, porque tengo en las manos Escúchame entre el ruido. 40 años de rock argentino, y es verdad. Es un álbum doble aparecido ese país rioplatense en 2006 y que ha tenido una reacción cubana con motivo de la XVI Feria Internacional del Libro, Habana 2007. Es una idea y producción general de Claudio Pustelnik, Willy Moranchel y Lito Vitale. Este último se ocupa de la producción artística y la dirección musical. Este proyecto llegó a su concreción gracias al apoyo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de la República Argentina.

Entre los dos CD hay 27 temas mediante los que Vitale se empeña en describir la órbita definitoria de cuatro décadas de rock argentino. Considerando que estas composiciones ya son patrimonio común de la espiritualidad de esa nación, ningún autor canta obra propia y ningún intérprete se ocupa de canción alguna, que en algún momento se popularizara en su voz.  Se ha tenido el cuidado en no traicionar la factura de la arboladura original de esta canción, sin renunciar a los recursos materiales y estéticos, que se han ganado en 40 años y hasta estos días.

Escúchame entre el ruido permite el privilegio de volver a encontrarse con los timbres de Luis Alberto Spinetta, David Lebón, Pedro Aznar, Juan Carlos Baglietto,  León Gieco y el propio Vitale (a la verdad echo en falta aquí la entrañable voz de Fito Páez). Brinda también la posibilidad de entrar en contacto con solistas y agrupaciones de aparición más reciente como Árbol, Juanse, Isa. Catu y Los Tipitos. Lo cual permite reafirmar, por suerte, que lo que en sus inicios alguien pudo considerar una moda de poca duración, se ha convertido en uno de los auténticos modos de ser de la música argentina, que ya nadie puede parar.  

 
EN MP3  
 

ESCÚCHAME ENTRE EL RUIDO

40 años de rock argentino

 

 

1. Tres agujas - Luis Alberto Spinetta (Fito Páez) (5:36)
2. Escúchame entre el ruido - Gustavo Cordera (5:32)
3. Ji ji ji - Juan Carlos Baglietto (5:42)

(c) Producciones EGREM, 2007

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2007.
IE-Firefox, 800x600