Año V
La Habana

10-16 de FEBRERO
de 2007

SECCIONES

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS

EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

NOTAS AL FASCISMO

LA OPINIÓN

APRENDE

LA CRÓNICA

EN PROSCENIO

LA BUTACA

LETRA Y SOLFA

LA MIRADA

MEMORIA

FUENTE VIVA

REBELDES.CU

LA GALERÍA

EL CUENTO

POESÍA

EL LIBRO

EPÍSTOLAS ESPINELAS

EL PASQUÍN

EN FOCO

POR E-MAIL

¿DÓNDE QUIERES QUE
TE PONGA EL PLATO?

ENTREVISTA CON DANIEL CHAVRRÍA

De la antigua Grecia a La Habana de los noventa

Gladys González Martínez • La Habana
Fotos: Víctor Junco (La Jiribilla)

 
Dos novelas en las que se evidencia la capacidad de Daniel Chavarría para entremezclar en una estructura dramática compleja el suspenso, el erotismo, el humor y la intriga policíaca, fueron presentadas en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña.

El rojo en la pluma del loro y La sexta isla son dos obras en las que el contenido policial se imbrica con un fuerte análisis social “pretenden ―como confesó Daniel Chavarría― mover a la reflexión”. En ellas cada uno de los personajes ha sido perfilado de manera precisa y son conducidos por diversos escenarios de manera casi cinematográfica.

El rojo en la pluma del loro, que obtuvo en el año 2000 el Premio Casa de las Américas, cuenta la historia de Alberto Ríos, quien escapando de un pasado oscuro decide esconderse en La Habana. Esta ciudad, escenario recurrente en la obra de Chavarría, adquiere dentro de la narración un papel en ocasiones protagónico.

La sexta isla, por su parte, obtuvo el Premio Nacional de la Crítica en 1984 y tiene al decir de su propio autor Daniel Chavarría “el atractivo para unos y el obstáculo para otros de contar con unas 150 páginas en castellano antiguo”. Esta obra ha sido publicada numerosas veces en nuestro país y en todas las ocasiones ha encontrado una cálida acogida del público.

Daniel Chavarría, uruguayo por nacimiento y cubano por elección, ha escrito novelas, cuentos y ejercido el periodismo. Entre los premios que atesora podemos mencionar el Planeta-Joaquín Mortiz, el Premio Nacional de Educación y Cultura de Uruguay y el Edgar Allan Poe. Su depurada técnica narrativa y su vasto conocimiento de las culturas antiguas, lo ubican como un creador que se debate entre escenarios tan diversos como la Grecia antigua y La Habana de los noventa.

¿Qué cree que influya en que sus novelas tengan tanto éxito entre los lectores?

Mira, no sé bien. En primer lugar hay autores que de alguna manera estamos dotados de una capacidad de escribir literatura y al mismo tiempo complacer ciertas reglas del mercado. Te quiero decir con esto que sin incurrir exactamente en una literatura comercial uno puede satisfacer ciertos requisitos del mercado: el suspenso, el erotismo, la comicidad y la intriga policíaca. Da la casualidad que todos estos son temas que me interesan y no tengo que violentarme, ni hacer denigrantes concesiones para lograr un poco de éxito. Lo demás es saber escribir y tener una buena historia que contar.

¿Tiene algún lector modelo Daniel Chavarría?

Tengo quizá cuatro o cinco modelos dentro de los que figura mi mujer, que es un crítico de puntería, y cuatro amigos a quienes siempre les doy a leer lo que termino y me guío mucho por sus opiniones.

¿Cómo valora la tendencia dentro de la novela policíaca de utilizar como pretexto un hecho delictivo para realizar en el corpus narrativo un análisis social de profundidad?

Esa es la tendencia que más valido y aprecio de todas las corrientes del policíaco. Cuando yo decía que hace un rato que más del 90 % de la producción mundial del policíaco es mala literatura, aludo al hecho de que hay una profusión enorme de cosas de mal gusto como son los criminales en serie y la violencia ultranza que genera esas películas de persecuciones de carros, patadas y piñazos. Para mí es realmente una temática despreciable.

Sin embargo, existen novelas como esa que yo presenté La cuchilla, del escritor norteamericano Donald Westlake que aborda el tema social con gran profundidad, de las tecnologías asesinas, el desempleo que generan, las contradicciones del capitalismo en el sentido de que utilizan a un ser humano toda una vida y llegado un momento, como no satisface las necesidades de ganar dinero, simplemente lo excluye y lo convierte en un ser infeliz. El género policíaco, como todos los géneros, depende de quién los use y con qué propósitos.

Escribir es un oficio que se practica todos los días. ¿En qué se encuentra inmerso Daniel Chavarría?

Acabo de terminar una novela que se llama Asesino en serie, pero buena persona; y estoy escribiendo otra que espero terminar en un par de meses que se llama Los tinterillos del conde.

Cortesía de Habana Radio

 

ARRIBA

Página principal Enlaces Favoritos Enviar correo Suscripción RSS
.

© La Jiribilla. Revista de Cultura Cubana
La Habana, Cuba. 2007.
IE-Firefox, 800x600