Año V
La Habana
30 de DICIEMBRE
al 6 de ENERO
de 2006

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
POESÍA
EL CUENTO
LETRA Y SOLFA
EL LIBRO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
FUENTE VIVA
REBELDES.CU
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

Digna Guerra: música y amor
Yinett Polanco
La Habana


Entre los laureados con el Premio Nacional de Música este año 2006 se encuentra Digna Guerra. Directora del Coro Nacional de Cuba, del Coro de Cámara Entrevoces y de las Cantorías del Coro Nacional de Cuba donde cientos de niños conforman un Coro Infantil y un Coro Juvenil, Digna es, además, profesora del Instituto Superior de Arte (ISA) y fundadora del Coro de Madrigalistas, conjunto de la Pontificia Universidad Católica del Perú dedicado a cultivar y difundir la música coral de cámara. Su larga carrera artística está avalada por un extenso conjunto de premios otorgados tanto en Cuba, como en el extranjero y por la grabación con el Coro de Cámara Entrevoces de los discos Date una vueltecita, Aporreumbosis, O vos omnes (EGREM), Una manera mejor, Qué rico é, Mi son entero (Unicornio) y con el Coro Nacional de Cuba los fonogramas De todo Coro Son (Colibrí) y el DVD A Capella es mi Habana (Verso Corporación).

Luego de tantos años dedicados a la dirección coral y la enseñanza artística, Digna Guerra ha recibido el Premio Nacional de Música, para alguien que ha recibido los más disímiles galardones nacionales e internacionales, ¿qué significa este en particular?

Este premio junto a la Orden Félix Varela de Primer Grado son los premios o condecoraciones más grandes que he recibido. Solo hay 25 excelentes músicos que lo han recibido incluyendo esta edición y verme entre ellos es un grandísimo honor para mí. Cuba es un país  de grandes músicos, los puedes encontrar en todos los rincones de la Isla, así que de entre tantos me haya tocado a mí tamaño reconocimiento, verdaderamente es un gran premio.

Este lauro quisiera dedicárselo a mi mamá, que hizo todo por mí y por mi carrera como músico y que luchó para que pudiera encaminarme en este difícil camino del arte, a mi esposo y mi hija, quienes mucho se han sacrificado para que yo cumpla con todos mis deberes para con el arte y la patria y a todos mis maestros, pues me formaron y aportaron cada uno de ellos su saber y enseñanzas para que hoy haya sido merecedora de este premio. 

Usted ha dicho que “es tan sagrado hacer música, que tiene que haber una unidad en el colectivo para que la música fluya de cada uno”, ¿cómo consigue usted esa unidad en los coros que dirige?

Un coro es un colectivo de personas y los sentimientos y pensamientos son heterogéneos. Mi tarea es unificar todos esos pensamientos y sentimientos hacia el fenómeno artístico que se está produciendo, el tiempo apenas nos alcanza para hacer la música, pues esas horas de ensayo con el Coro Nacional y con el Coro Entrevoces son insuficientes para hacer otra cosa que no sea cantar. Somos un colectivo muy bien llevado y nos queremos, el amor es fundamental para que la música salga directa del alma y fluya como corriente de un río cristalino. No quiero tener dentro del colectivo músicos con otros intereses que difieran de la música o utilicen la música únicamente como oficio y vía para ganar dinero, necesito que quien esté sentado frente a mí disfrute haciendo la música, que enriquezca su espíritu y al terminar la jornada de trabajo salga renovado y cada día mejor ser humano.

Últimamente la música coral cubana ha tenido un auge, pues ha aumentado tanto el número de coros como los premios obtenidos a nivel internacional en concursos de esta modalidad. ¿Qué distingue a la música coral cubana de la hecha en otras partes del mundo?

El sonido cubano, por increíble que parezca, es diferente al de otros coros del mundo. En nuestras voces se traduce el calor humano y nuestra idiosincrasia. Nosotros no nos dedicamos exclusivamente a cultivar un determinado género como otros muchos coros del mundo, los cuales, por ejemplo, se dedican especialmente a la polifonía o a la música contemporánea. Los coros cubanos tienen una gran ductibilidad y son capaces de cantar con la misma fidelidad  un Monteverdi, un negro spirituals o un sabroso son cubano, es decir, somos capaces de bailar el trompo en casa del trompo y de hacer nuestra música cubana, que mueve montañas, en dondequiera que suene. Este es el punto focal de mayor interés en cualquier escenario del mundo, por eso le doy mi mayor agradecimiento y respeto a los compositores y arreglistas cubanos, quienes nutren nuestro repertorio con obras que ya integran el repertorio de muchos coros, no solo cubanos, sino del mundo entero.

¿Cómo conviven en usted la directora coral y la maestra?

Viven al unísono. Nunca dejo de enseñar, si estoy frente al coro, ya sea el Nacional, el de Cámara Entrevoces o el Nacional Infantil, estoy sin proponérmelo dando clases. Obviamente cuando estoy en un aula del Instituto Superior de Arte (ISA) con alguno de mis tantos alumnos de nivel superior que he graduado durante estos 30 años de fundado el ISA, estoy impartiendo docencia; pero no hay mejor aula para un músico que el escenario vivo del ensayo y del concierto, por eso le digo a todos mis alumnos que deben asistir a los ensayos de mis coros, porque también allí hay un aula donde van a aprender muchísimo. Varios alumnos y cantantes de mis coros me han sugerido grabar los ensayos, pues ese sería un material docente invalorable y creo que alguna vez debo hacerles caso.

En los discos que ha grabado aparecen tanto canciones populares, como temas cultos, ¿de qué manera selecciona los números de cada una de sus grabaciones?

Depende de la temática a tratar, he grabado discos heterogéneos en su contenido y otros fonogramas los hemos hecho temáticos, como por ejemplo el disco Una Manera Mejor con música del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque o el dedicado al centenario del natalicio de Nicolás Guillén Tu Son Entero, con textos de nuestro Poeta Nacional y con la inigualable colaboración del maestro Luis Carbonell. Siempre trato de escoger lo mejor del ámbito nacional e internacional para dejar testimonio a las futuras generaciones de lo más valioso del repertorio coral.

Ha afirmado que le gustaría “cantar en serio”, en un escenario, ¿qué posibilidades habría de que ese hecho se concretase en un futuro próximo?

He cantado, ocasionalmente, tanto dentro del coro, como haciendo algunos solos. He participado como cantante solista en la “Novena Sinfonía”, de Beethoven; en el “Gloria”, de Vivaldi, en el “Canto general”, de Mikis Theodorakis. Tengo una grabación realizada con el acompañamiento único de Frank Fernández de “Pensamiento”, la cual sorprende a mucha gente que la oye. Recientemente el Cubadisco homenajeó a un grupo de mujeres entre las cuales me encontraba y allí canté como solista con la Orquesta Sinfónica Nacional bajo la dirección del desaparecido maestro Duchesne Cuzán. Se me han acercado varios músicos, entre ellos la prestigiosa compositora Marta Valdés y me han animado a que grabe un disco de canciones tradicionales. Siempre me ha gustado cantar, pues es una expansión muy grande para el espíritu. Vamos a ver si alguna disquera se anima a realizar este proyecto conmigo.

¿Cuáles son sus planes inmediatos en lo que a música se refiere?

El próximo día 30 será el concierto de Cantorías y la dirección artística está a mi cargo. Desde hace varios años dirijo el evento de Cantorías de La Habana y disfruto mucho con los coros de niños participantes, porque veo cómo se esmeran en dar lo mejor de cada uno a favor del espectáculo, es una verdadera fiesta para todos. El próximo año 2007 se celebrará en la Habana el América Cantat, del cual tengo el honor de ser presidenta y me estoy preparando con todos mis coros para, en unión de las demás agrupaciones corales del país, poner bien alto el nombre del movimiento coral cubano. Tengo también dos proyectos discográficos muy interesantes que espero pronto puedan materializarse.

SUBIR

 
 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2006
 IE-800X600