Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
POESÍA
EL CUENTO
LETRA Y SOLFA
EL LIBRO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
FUENTE VIVA
REBELDES.CU
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

Interactivo goza con su pepillo
Mario Jorge Muñoz La Habana


Goza pepillo, del sello discográfico Bis Music, es el fonograma de Roberto Carcassés e Interactivo que acaba de llevarse junto a Cancionero cubano (EGREM ), del mítico Chucho Valdés, el Gran Premio del Cubadisco 2006. Goza pepillo cargó además con los premios de Ópera Prima y el de Fusión, de ahí que con razón gozaron sus fans —que no son pocos— y los integrantes de la agrupación, cuando en el capitalino teatro Karl Marx se dieran a conocer los más altos reconocimientos de la discografía cubana.

Porque este es el premio a una apuesta otra dentro de la fértil música cubana, es el reconocimiento al trabajo de un grupo de talentosos jóvenes, deseosos de tocar y cantar a lo que les da la “bomba” —tipo de corazón que late diferente— y sus posibilidades creativas, jóvenes que no se han limitado a probar con sonoridades reconocidas y ya reiterativas, sino que se han puesto a experimentar, se han mostrado ajenos a los tentadores efluvios del mercado.

Interactivo goza desde siempre, así que las distinciones solo han venido a reafirmar la calidad de este colectivo que se juega la vida cada vez que sale a las tablas, lo mismo en las madrugadas locas de las Romerías de Mayo, en Holguín, que en ese Karl Marx, junto a los españoles Ojos de Brujo, parientes en eso de andar en la misma cuerda musical que estos cubanos.

Solo hay que compartir con ellos tras las “patas” de cualquier escenario, en una gira o ensayo, para darse cuenta que detrás de toda esa locura, de esas “tormentas de ideas” musicales, supuestamente descabelladas, hay toneladas de horas de estudio y preparación, conceptos bien claros de lo que pretenden hacer a través de esa urdimbre de géneros diversos, a la vez que cercanos; lo evidente de una estrategia que contempla el retozo serio —a la manera del conocido ajiaco de Don Fernando Ortiz, ahora con nuevos ingredientes—  con lo mejor de la música criolla y su fusión con el rock, el jazz, el rap, el flamenco y los ritmos africanos... Músicas cercanas a pesar de distancias y barreras, músicas también nuestras en estos tiempos de mundialización y tantas influencias.

Así que Interactivo es laboratorio, taller, es postgrado... es paréntesis para compartir y conocer lo que están haciendo otros músicos, es el espacio al que siempre se quiere volver, porque no impone reglas que vayan más allá de los deseos de crear juntos buena música.

Desde el principio, Robertico Carcassés —hijo de Bobby Carcassés, grande entre los jazzistas cubanos—, fundador y al frente del proyecto, sabía muy bien lo que pretendía con Interactivo. Ya el primer CD, Wanted, advertía en uno de sus textos fundacionales: “...como su nombre pretende expresar, es un espacio de creación lo más abierto y ecuménico posible, que recibe y aporta influencias de todas las músicas de vanguardia cualitativa y que puede de hecho, convertirse en escenario por el que transiten los músicos cubanos, o de otras latitudes, con un discurso musical en común con sus integrantes. Interactivo es, sobre todas las cosas, buena música, hecha por jóvenes y talentosos músicos”.

Según el líder de la banda, “es la disposición de compartir música o, simplemente, de anular el ego o usarlo como una herramienta que te ayude a compartir. Yo tengo 30 músicos en el escenario y todos están en función de la música. Ese es el principio de Interactivo”. Y hay más: “nosotros estamos haciendo música, pero al mismo tiempo involucramos, como en este último concierto, a cineastas y a la televisión. Ellos no sabían cómo ponerse de acuerdo. Y yo les decía que esto se llama Interactivo porque hay que aprender a ponerse de acuerdo”, explicaba hace un tiempo el joven y excelente pianista.

Bajo esas premisas, que parecieran de difícil acomodo cuando se trata de unir, organizar en encuentros más o menos ocasionales a jóvenes (condición que ya de por sí implica rebeldía) y talentosos músicos (lo cual significa más irreverencia), creció en madurez y tamaño Interactivo. De tal forma que el respetable escenario de Miramar, entre los más grandes del país, puede verse colmado de músicos convocados o motivados a compartir su obra con Interactivo.

Más habituales en sus presentaciones han sido Francis del Río y la rapera Telmaris Díaz, el guitarrista Elmer Ferrer, el saxofonista Roberto Martínez, Adel en las congas y Wilson, el duende que se encarga de que todo fluya... a los que se han unido con frecuencia en los últimos tiempos Yusa, William Vivanco y Kelvis Ochoa, cantautores de sólidas carreras que han sido “enganchados” por el juego Interactivo.

Y claro que no es fácil dirigir —torear— tanta gente buena: “Mucha de la gente que se sube a tocar se une a última hora y no les puedo decir que no. Antes Berliotz hacía orquestas de cien músicos, pero aquí vivimos en el corre-corre. Por suerte contamos con una maquinaria humana casi perfecta”, fue uno de los comentarios del armador del novel equipo a Juventud Rebelde.

Por sus descargas y grabaciones han desfilado también el brasileño Lenine, los integrantes de Ojos de Brujo, Santiago Feliú, Gema Corredera, Pavel Urquiza, Descemer Bueno, Haydée Milánes, Kumar, Jorge Luis Chicoy, Julio Padrón, Rodney Barreto, Ruy López-Nussa, Juan Carlos Marín... todos músicos e intérpretes de primera, con sus propias obras independientes.

Así goza y crece esa fábrica de excelentes y auténticos sonidos cubanos, ese espacio de apertura para la innovación, ese lugar donde se respira tan buen ambiente humano. Porque Interactivo es también una manera de vivir, de disfrutar entre amigos, de hacer la noche cubana. Y como dijera Robertico, “es música divertida, pero no deja de ser la música que nos enseñaron”.

SUBIR

 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2006
 IE-800X600