Año IV
La Habana

10 - 16 de DICIEMBRE
de
2005

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
EL CUENTO
LETRA Y SOLFA
EL LIBRO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
FUENTE VIVA
REBELDES.CU
LA BUTACA
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

Alfredo Sosabravo:
un artista que no necesita presentación

Liana Río La Habana


Una vez más Alfredo Sosabravo celebra su cumpleaños desplegando la acostumbrada energía creadora con una exposición. El Museo Nacional de Bellas Artes muestra once óleo-collages realizados especialmente para la ocasión y algunas de sus recientes obras conformadas en cristal de Murano desde 1998 en Venecia, Italia.

La producción actual de este artista refleja que ha llegado a la consumación de todo lo deseado desde los inicios; a la plenitud y serenidad de haber realizado sus sueños: Sosabravo posee un estilo inconfundible, una exquisita factura y ha recibido un justo reconocimiento nacional e internacional. Es uno de los más importantes ceramistas cubanos, pues le insufló a la cerámica carácter escultórico y una nueva y expresiva dimensión artística de formas audaces.

En los óleos de este momento, Sosabravo vuelve a incorporar la puntada, las flechas, los textos recursos que lo identifican desde aquellos memorables años 60, pero ahora sobre una superficie desbordante de color y repleta de personajes, con gradaciones tonales que insinúan volumen, tejidos de otras texturas, matizando y atenuando todo cuestionamiento con alegría y fina ironía. Su universo parece incontaminado más allá de cualquier contingencia.

De las mismas características participan las piezas elaboradas en cristal de Murano, obras maestras más coherentes con la pintura que con la producción cerámica. De nuevo se confirma que para Sosa …“se puede ir a la batalla con una sonrisa, el corazón bondadoso y el arma bien empuñada, como quería Martí”.[1]

Si hace cuatro décadas el contexto sociopolítico lo motivó, en alguna medida sin atraparlo en la representación torpe de los sucesos acaecidos, ahora más que nunca el artista se concentra en sus vivencias y concepción del mundo, a golpes de parodia. A partir de un proceso lúdicro de creación el artista va orquestando su poética. Una frase lo motiva a la reflexión y crea una obra, que nos sugiere la intención a través de los símbolos utilizados, del contrasentido, del absurdo representado o aludido en algunos títulos, como por ejemplo, Una mujer de visión extraordinaria (litografía de 1993); Loco a la aviación (óleo-collage, 2004); Un hombre de éxito (óleo/tela,1997); Ligera como el viento (óleo/tela, 1996); Diálogo entre cegatos (óleo-collage, 2003), entre otros muchos.

Alfredo Sosabravo, el más sonriente y bondadoso de los artistas en la década tormentosa del 60 y uno de los más dedicados, pacientes y laboriosos de todos los tiempos, continúa engendrando aventuras y fantasías y seguirá deleitándonos con su humor, frescura y genio.

[1] Veigas, José. Entrevista a Sosabravo. Revista Revolución y Cultura, No. 40, diciembre de 1975.

SUBIR

 
 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

© La Jiribilla. La Habana. 2005
 IE-800X600