Año IV
La Habana
2005

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

GALERÍA

LA OPINIÓN
MEMORIAS
LA CRÓNICA
APRENDE
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
PALABRA VIVA

LIBROS DIGITALES

LA CARICATURA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

¿DÓNDE QUIERES QUE TE PONGA EL PLATO?
Arroz con leche  
El Guajiro de El Crucero


Ya sé yo que cuando uno habla de cocina criolla, queriendo decir nacida como nosotros y los ancestros, en la Isla, habla del aplatanamiento de quién sabe cuántos platos que cruzaron el Atlántico con los conquistadores. Pero ahora me dispongo a ofrecerles la receta del arroz con leche, aprendida de mis paisanos mayores, aunque los asturianos consideren su región la meca de este postre.

Hay ahora un montón de remilgos para cocinar esta receta. Pero le aseguro, que no hay nada mejor que disponer de la leche acabada de ordeñar. Y el arroz, si la realidad no demuestra lo contrario, debe ser el que uno llama cortico o bolo, como les he dicho otras veces.

Se pueden hervir tres latas de arroz en agua abundante y se va vigilando el grano hasta que abra y esté blando. A mí, por lo menos, no me gusta que el arroz quede duro, ni que se haga una pasta. Llegado el punto que cada cual prefiera, se cuela. Se bota el agua y en esa misma casuela se vuelve a echar y por encima de él, litro y medio de leche, dándole un leve puntico de sal para que no quede bombo. Tírale dos latas de azúcar blanca, una ralladura de cáscara  de limón o de naranja, y unas astillas de canela. Lo pones al fogón a fuego lento hasta que empaste y esté en el borboteo, que es el punto de globo. Este postre se raciona en platillos según haga menester, siempre estando caliente, para que al enfriarse  conserve la forma. Ya frío, al dulce le puedes espolvorear canela molida o bien echarle un hilito de miel de abejas por encima. Hay quien le echa junto con la leche al cocinarlo, un chorro de vino seco, que le da un toque de sabor muy atractivo, pero esto acorta el tiempo de conserva del manjar. 

Cocina casera al fin, si está de acuerdo, guíese por mí, o ponga a funcionar su creatividad.

SUBIR


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

© La Jiribilla. La Habana. 2005
 IE-800X600