Año III
La Habana
Semana 2 - 8
ABRIL
de 2005

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

LIBRO DIGITAL

GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
MEMORIAS
APRENDE
EL CUENTO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
PALABRA VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

Asiste Fidel a Misa en honor al Papa
en la Catedral de La Habana
Prensa Latina, AIN, Agencias La Habana


El presidente Fidel Castro asistió a una misa funeral en memoria del Papa Juan Pablo II y antes firmó un libro de condolencias abierto en la sede de la Nunciatura Apostólica aquí con motivo del deceso del prelado.

A la misa, celebrada la víspera en la Catedral de La Habana, también concurrieron los vicepresidentes Carlos Lage y Esteban Lazo, el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, el canciller Felipe Pérez Roque, y el ministro de Cultura, Abel Prieto.

Además, se encontraban presentes Caridad Diego, jefa de la Oficina de Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista de Cuba; José Ramón Fernández, Vicepresidente del Consejo de Ministros, y otros ministros de la Isla.

La eucaristía tuvo lugar en la Catedral de La Habana, donde el mandatario cubano fue recibido por monseñor Jorge Serpa, vicario de la Vicaría Norte de La Habana y rector del Seminario San Carlos y San Ambrosio.

La ceremonia fue oficiada por el cardenal Jaime Ortega, arzobispo de La Habana, y concelebrada por el Nuncio Apostólico en Cuba, monseñor Luigi Bonazzi, y todo el clero de la Arquidiócesis.

El cardenal Ortega Alamino señaló en la homilía que un dolor sereno y hondo embarga a la Iglesia en estos momentos en que el mundo cristiano, y muchos hombres y mujeres de todo el planeta, creyentes o no, lloran la partida del Papa Juan Pablo II.

Significó que el Sumo Pontífice fue un apasionado de la verdad y trabajó sin descanso por la paz en el orbe, por la unidad de los cristianos, la promoción del diálogo interreligioso y la compresión entre la ciencia y la Fe.

Antes de su homilía, el cardenal Ortega saludó al mandatario cubano y le expresó su gratitud por el modo tan sentido con que ha sido acogido en la isla el deceso de Juan Pablo II.

Por su parte Luiggi Bonazzi, Nuncio Apostólico en Cuba, dijo que el Santo Padre hizo de su vida un continuo acto de amor a la Iglesia y al mundo y calificó de inolvidable su visita pastoral a la nación antillana en enero de 1998.

También recordó las últimas palabras del fallecido Jefe de la Iglesia católica hacia la Ínsula, el ocho de enero pasado, en la ceremonia de presentación de las cartas credenciales del nuevo embajador cubano ante la Santa Sede.

Dijo que en aquella ocasión Juan Pablo II exhortó a que se puedan superar cuanto antes los obstáculos que impiden la libre comunicación e intercambio entre la nación cubana y parte de la comunidad internacional, con lo cual reiteró su oposición al criminal bloqueo económico, comercial y financiero de EE.UU. contra el país.

La misa fue seguida por cientos de personas dentro del recinto religioso,
construido en 1777 y consagrada como Catedral en 1793, y en la plaza exterior, donde se ubicaron pantallas de vídeo. Se encontraban presentes, además, miembros del cuerpo diplomático acreditado en la Isla, representantes religiosos ortodoxos, protestantes y de otras denominaciones.

Los restos mortales de Juan Pablo II están expuestos desde ayer en la Basílica de San Pedro, donde según estimados serán venerados por unos dos millones de fieles de todo el mundo antes ser inhumados el viernes.

SUBIR

 
 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

© La Jiribilla. La Habana. 2005
 IE-800X600