Año III
La Habana
2005

Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

EL GRAN ZOO
NOTAS AL FASCISMO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

GALERÍA

LA OPINIÓN
MEMORIAS
LA CRÓNICA
APRENDE
EL CUENTO
POR E-MAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
LA BUTACA
PALABRA VIVA

LIBROS DIGITALES

LA CARICATURA
NÚMEROS ANTERIORES
LA JIRIBILLA DE PAPEL



RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

Orlando Castellanos
La voz más internacional de la radio cubana
Josefina Ortega La Habana


Los primeros días muchos pusieron reparos. La forma estaba bien y el contenido muy bueno, dijeron algunos puristas del medio, pero el título es  cacofónico. Demasiado intelectual, argumentaban otros.

Pero lo cierto es que poco después de la primera emisión  ― Radio Habana Cuba,  3 de noviembre de 1971―   a todos les parecía una maravilla  y según los expertos con el tiempo llegó a tener 20 millones de radioescuchas por  medio planeta.

El título de Formalmente Informal pegó de tal manera que quizás ha sido uno de los programas más internacionales que ha tenido la radio cubana.

Su creador se llamó Orlando Castellanos Molina y, como él mismo dijera, fue una idea que se le ocurrió cuando aún no  había salido  de Ciego de Ávila   ―la ciudad donde nació― a 500 km al este de la capital cubana. Pero entonces no pudo realizarla.

A principios de 1971 viviendo en La Habana y trabajando en  RHC “la dirección de la emisora le pidió un nuevo programa, y Castellanos acudió a la vieja idea largamente acariciada.

“Pensé en un programa abierto ―le confesó luego al periodista Rafael Alcides―  donde lo de hoy no se pareciera a lo de ayer ni a lo de mañana (...) inclusive hice una nómina de las primeras figuras que iban a pasar por Formalmente Informal, que todavía no se llamaba así”.

Después de toda una sesión de trabajo en que todas las sugerencias de posibles títulos, unas tras otras eran rechazadas y en el instante en que Castellanos argumentaba que el programa sería “algo que sea informal pero que a la vez tenga formalidad. Entonces, Alfredo Viñas,  director de la emisora, se llevó las manos a la cabeza: ¡Pero si ahí está el título!”

Sería el génesis de uno de los grandes ejemplos de cómo hacer radio de verdad.

¿Suerte?

Tal vez, pero Orlando Castellanos fue un hombre de radio, desde que siendo niño jugaba con la hermana a hacer programas, y poco después en  1939,  trabajara ya  con 9 años y “con una voz de pito que por suerte no se grabó”―, en programas infantiles en la CMJO, una emisora de Ciego de Ávila. (A propósito, ¿por qué será que esa ciudad ha dado una cantidad asombrosa de gentes de radio?)

Y así  fue Castellanos durante  50 años,  dedicados en cuerpo y alma a la radio, hasta poco antes de morir, un  19 de enero.

Para colmo en los años 40 su padre le compró una planta de radio ―la CMJI―  con todos los “hierros”, como juguete para su hijo “como quien compra un tren eléctrico”.

Las anécdotas de la época en que fue el benjamín de los locutores cubanos, alcanzan para una antología *.

Así Formalmente Informal sirvió de escenario para personalidades extrajeras como Camilo José Cela, Frey Betto, Rafael Alberti, Mario Camus, Fernando Morais o Juan José Arrom.

Aún quedaban cintas con la maravilla de la voz de Neruda recitando más de cien poemas.

Y por la parte cubana muchas personalidades asistieron de buen grado a F. F., entre ellas Leo Brouwer, Guillén, Portocarrero. Alicia Alonso, Marinello, Carpentier o Tomás Gutiérrez Alea, entre otros.

¿Cuantas entrevistas en total?

El mismo Castellanos calculaba unas tres mil  ―algunos de los entrevistados repetían― y el programa incluía a intelectuales, obreros,  campesinos, políticos, científicos y atletas.

Llegó a poseer una larga lista de libros autografiados por los autores invitados, y reunir varias grabaciones con la voz de Carpentier o García Márquez.

Eran diálogos hechos en el mismo surco donde un campesino cubano araba la tierra,  en medio de un bombardeo en Hanoi o en una cueva en Laos.

Todo un tesoro de vivencias que  pidió  fueran  guardadas y  archivadas, pues “pertenecen a un fondo que no es de Orlando Castellano, sino del país”.

Orlando Castellanos nació en Ciego de Ávila el 24 de diciembre de 1930 y falleció en La Habana en 1998. Irradiaba vida y alegría”, aseguraban sus compañeros, y lo definían como el mejor entrevistador que habían conocido, porque dejaba hablar a los entrevistados, sacaba de ellos lo mejor. Una amiga dijo de él que “tenía una voz de domingo a las dos de la tarde”.

* Buena parte de ellas están recogidas en el libro Formalmente Informal,
Ediciones Unión, 1989.

SUBIR

 


Página principal

Enlaces Añadir a Favoritos Enviar correo

Suscripción

© La Jiribilla. La Habana. 2005
 IE-800X600