La Jiribilla | Nro. 118             
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

SILVIO RODRÍGUEZ:
A UNA SOLA GUITARRA

 
El 21 de marzo de 1996 surge en Internet la Tropa cósmica, proyecto de solidaridad e intercambio con la Nueva Trova cubana. Ese mismo día que marca el equinoccio de la primavera, solo que unos años antes, conversé algunas horas con El aprendiz de brujo. De allí resultó esta suerte de inventario, hasta ahora inédito, de palabras, canciones, amores, en fin, verdades, que hoy publicamos, en exclusiva, para La Jiribilla

Ivette Carnota Costa
| La Habana

 

«Testamento».

La canción «Testamento» la compuse cuando supe que iba a viajar a Angola, a principios del año 76, y porque la decisión de ir la asumí en toda su perspectiva, tanto desde el punto de vista de lo que significaba convertirse en un internacionalista para ayudar a otro pueblo, como de las consecuencias que eso podía tener para mi persona, incluyendo en esas consecuencias, indudablemente, la muerte. Entonces como no tenía otra cosa para dejar que canciones, porque eso es lo que hago, es el bien que produzco, quise escribir una que las enumerara a todas, y al no tener tiempo para hacerlas, las reuní en una sola canción y a manera de testamento, así dejaba esas canciones que consideraba le debía a la gente. Eso es «Testamento». 

Sindo Garay.

Sindo es uno de los compositores más importantes que ha nacido en Cuba. Él es en gran medida uno de los inspiradores de mi forma de cantar, de tocar la guitarra y de hacer música, y quizás hasta de mi forma de escribir, porque indudablemente en las canciones de Sindo hay poesía, así como en muchas de las canciones de la trova tradicional, como de toda la trova y esto fue una enseñanza que yo seguí concientemente como un propósito cuando comencé a hacer canciones. Me siento muy identificado con Sindo, con la belleza de sus canciones y con la ética artística también. Tengo conciencia de esto desde muy temprano porque una de las primeras canciones de algún valor que hice está dedicada a él: La canción de la Trova. Por eso cuando comencé a cantar, que se puso en boga la palabra cantautor, o compositor e intérprete que también se le decía, siempre cuando me iban a anunciar en la televisión, en un programa de radio, pedía que se me anunciara como trovador y no como cantautor, o ningún otro nombre que se suele dar. En gran medida esa identidad con la trova tradicional y con Sindo Garay, fue lo que me hizo adoptar esa postura. 

Roque Dalton.

Ya se sabe quién es Roque. Un revolucionario y poeta salvadoreño que vivió muchos años en Cuba, amparado por la solidaridad de la Revolución con los luchadores y con los artistas latinoamericanos y un hombre que supo corresponder a esa solidaridad, a esa confianza, que no solo los cubanos, sino también su propio pueblo tuvo en él. No vaciló en regresar a su país y continuar la lucha revolucionaria, hasta que le costó la vida. A Roque tuve la oportunidad de conocerle en la Casa de las Américas, gracias a los vínculos que establecimos en esa institución cuando Haydée Santamaría nos quiso, nos comprendió, nos ayudó, a toda aquella generación que luego se le llamó la Nueva Trova. Roque era una persona muy especial. Un hombre muy simpático, tan extremadamente simpático como extremadamente inteligente y lo digo así porque su simpatía era muy inteligente, era muy ingenioso. Tenía una cultura enorme. Su poesía influyó mucho en los poetas de mi generación. Todos, en algún momento, lo han dicho: cuando leímos la poesía de Roque fue como una revelación, un descubrimiento, porque la se caracterizaba por esa misma simpatía e inteligencia, y al mismo tiempo por un sentido muy iconoclasta, muy desenfadado. Eso teñía todo sus planteos poéticos. Usaba de una manera muy incisiva la ironía. Así mismo era en la vida real. No era un apologista de la revolución, era un revolucionario muy autocrítico y muy crítico y no solamente criticaba al enemigo, sino los errores que podíamos cometer los amigos y él mismo. En ese sentido, nosotros que éramos una generación muy cercana a esa y que teníamos razones, muchas razones para ser así, establecimos un vínculo de hermandad de fraternidad con Roque,  a quien por momentos veíamos como un hermano mayor, porque era una gente de más desarrollo, de más edad que nosotros, pero también como un compañero más. 

No nos sorprendió la noticia de que estaba luchando en su país. Eso era habitual en él. Muchas veces estuvo encarcelado; varias, condenado a muerte. Milagrosamente escapó de las cárceles en diversas oportunidades y lo que sí nos llenó de consternación y de tristeza fue la forma tan adversa en que murió, a manos de compañeros revolucionarios, y no en un enfrentamiento con el enemigo, pero eso es parte de las confusiones y las contradicciones que nosotros mismos hemos tenido y tenemos. Roque siempre quedará para nosotros en la memoria como un maestro de la vida, de la poesía y de la amistad. 

Haydée Santamaría.

Ya se sabe la importancia histórica de Haydée Santamaría, una de las heroínas del Moncada, una de las primeras mujeres que se incorporó a la lucha revolucionaria, que fue al Moncada junto a Melba Hernández, muy cercana a toda la creación del Movimiento, era hermana del segundo hombre del Movimiento, Abel Santamaría, y por lo tanto, muy cercana a Fidel. Haydée era un ser que parecía tocado por la gracia, que vivía como en estado de gracia, de una humanidad inmensa. Supo ser como una amiga, como una hermana, como una madre, en ocasiones, y sobre todo, nunca tuvo prejuicios con la juventud; supo ser lo suficientemente paciente y comprensiva, como para saber e interpretar correctamente algunos exabruptos que son propios de la juventud y no magnificar esas cosas y convertirlas en calificativos negativos, como sucedía con otras personas que vieron como ella el surgimiento de la Nueva Trova. Hace poco vi un programa de televisión en el que algunos músicos planteaban que por qué no se apoyaba determinada característica musical como se apoyó a la Nueva Trova. Ese tipo de manifestación no es la primera vez que la escucho y es que creo que hay algo que la gente ignora, o quiere ignorar, porque le resulta más fácil. La Nueva Trova fue apoyada solo por dos o tres personalidades entre ellas Haydée Santamaría, Alfredo Guevara, Quintín Pino, Ayda Santamaría. En general, la tendencia oficial era reprimir la Nueva Trova. Todo se basaba en que nunca tuvimos un enfoque apologético sobre nuestra vida cotidiana, sino autocrítico, y eso había personas que no lo entendían, no lo consideraban correcto. Se fue convirtiendo en una tendencia que se transformó a su vez en una forma represiva de tratarnos, surgieron habladurías que se echaron a correr con la intención de desprestigiarnos. Muchas calumnias se dijeron porque no éramos simpáticos para algunos. Haydée, en medio de un bombardeo que quizás ninguna otra tendencia de la música ha tenido, ni siquiera el rock, nos apoyó. Si no llega a ser por el apoyo de ella y de otros compañeros, que eran pocos, pero muy valientes, no se sabe en qué hubiéramos parado, porque nos intentaron estigmatizar, crearon un mito alrededor de nosotros. Por eso para la gente de aquella generación, es tan importante Haydée Santamaría. Por supuesto, eso no fue lo único que hizo. En general con los artistas, y no solo de Cuba, sino de toda Latinoamérica, siempre fue muy solidaria. El hecho mismo de crear la Casa de las Américas, era una forma de garantizar que todos los artistas revolucionarios de América Latina que eran perseguidos, que eran condenados en sus países por la represión oficial, tuvieran un podio donde manifestarse y este lugar era y es la Casa de las Américas. Por eso, creó un concurso anual donde participaban los escritores, organizó exposiciones de plástica, encuentros de estudiosos de diversas áreas del pensamiento, de músicos, en fin, encuentros de la cultura latinoamericana, que es una cultura discriminada, y todo eso fue obra de Haydée. Gracias a ella, muchos de nosotros pudimos conocer a gente como Roque Dalton, que nos enriqueció, nos enseñó, nos hizo crecer en nuestra identidad latinoamericana y en nuestras convicciones y lo he dicho otras veces, con ella, con su memoria, con su ejemplo tenemos una deuda impagable. 

La Revolución.

Es una forma de profundizar en las ideas martianas que ya desde niño tenía —siempre fui un lector de Martí— y de participar en un evento de una envergadura y una transformación social tan grande, donde no solamente se estaban transformando los aspectos materiales, económicos, sociales, sino también lo que era más importante aún, para mí: el hombre, los sentimientos del hombre, la responsabilidad con la Tierra al nacer, con su país, con sus hermanos, con sus hermanas. En ese sentido creo que fue fundamental porque me enseñó muchas cosas útiles, ya no solo como hombre, sino también como artista, para mi profesión. Esas ideas y vivencias fueron fundamentales a la hora de escribir, de dar una opinión, ya sea ética, política, estética o en cualquier sentido de la vida humana. Sin la Revolución, quizás con alguna suerte, yo hubiera sido también un trovador, pero no hubiera podido ser el trovador que soy, porque todas las vivencias que me aportó la Revolución forman parte de la esencia misma de mis canciones, del contenido de mis canciones. De ahí se desprende, la Revolución ha sido muy importante, ha sido una enseñanza, una incidencia en toda mi existencia, como profesional, como artista y como hombre. No fuera lo mismo sin ella. 

Fidel.

No me considero la persona idónea para hacer una valoración sobre Fidel, pero en pocas palabras puedo decirte lo que pienso. Fidel es heredero directo de todos los grandes próceres latinoamericanos que han luchado por nuestra independencia y por la independencia de Latinoamérica y por hacer de toda Latinoamérica una sola patria. En Fidel están los guerreros araucanos, los aztecas, los incas, los negros esclavos que trajeron los colonizadores a construir sus riquezas, todos los explotados, todos los olvidados de la historia latinoamericana después de la conquista. Fidel es un resumen de todo eso y por ello es tan odiado, y por eso es tan calumniado, y por eso es tan temido también. Para mí es el padre de la patria y uno de los más grandes hijos ya no solo de Latinoamérica, sino del Tercer Mundo. Es un hombre además y por ser hombre, pues es hombre, con todas las cosas que podemos tener los hombres, pero por encima de todo es un gran maestro, a quien le debemos, pienso yo, un gran respeto, un gran cariño y una gran gratitud. 

Cantor poeta o poeta cantor.

Aquí pareciera que el orden de los factores altera el producto. Yo creo que no, que es rebuscar mucho en eso. Soy un trovador que es un cantor que trata de hacer poesía, o un poeta que trata de cantar, que es más o menos lo mismo, que no es lo mismo pero es igual. La trova siempre se ha caracterizado por acercarse a una poética, y eso es lo que hago. Admiro mucho la poesía, me gusta, la disfruto, me ayuda a vivir, me ayuda a crear, la poesía ajena y es algo que disfruto. 

¿Cómo se le canta al amor?

Hay muchas formas de cantarle al amor, y ahí están todas las canciones de amor que se han escrito que ejemplifican la cantidad de maneras que hay de cantarle. El amor se suele vincular generalmente con la relación de pareja, pero el amor es algo mucho más ancho, pienso yo. El amor puede estar en cualquier cosa, en cualquier actividad, decisión o pensamiento, de lo que se desprende que el amor puede estar en cualquier canción, hable de lo que hable. 

El amor para Silvio.

No creo que sea nada distinto de lo que es para mucha gente el amor. En gran medida es el remanso, ese tipo de amor, el amor de pareja, ese rincón que todos necesitamos en algún momento, ese lugar donde reposar un rato la cabeza, muchas veces dolorida por tantas cosas que suceden y me es tan necesario como a cualquier otra persona, que vive, que hace, que lucha, que sueña.

No creo que el amor esté en crisis. Quienes están en crisis son los hombres. El amor está ahí, para quien sea capaz de sentirlo, de vivir con él y de asumirlo, porque no es fácil asumir el amor. También cuesta. Pero ya te digo, eso responde a la pregunta, porque por supuesto que creo en él, y tiene un significado importante para la vida, porque es algo que te ayuda a vivir, es algo que te da fuerza, es algo que te hace más optimista. Cuando uno está enamorado está en estado de gracia, todo le parece posible, y por eso es tan importante estar enamorado. 

«Réquiem».

«Réquiem» es una canción que aunque está hecha en una circunstancia específica, trata de resumir muchas experiencias, probablemente no solo mías, sino de otras personas también. Es el darse cuenta de que uno no alcanza a llenar todas las necesidades de una relación y lejos de cortarles las alas, de ser posesivo, de tratar de obstinarse, de tratar de encarcelar lo que es incarcelable, pues todo lo contrario, secarle las alas, soltarle al viento y es eso, es otra dimensión del amor. Es porque te quiero, justamente vuela. Es algo difícil de sentir, pero no es imposible, quizás un poco doloroso, pero hay muchas cosas dolorosas que no reportan tantas cosas gratas, así que es menos doloroso. Por eso dicen que a pesar que te vas, o algo así, aquí te me quedas de algún modo. Pues eso es «Réquiem». 

Etapas… amorosas y políticas.

Quizás mi obra se pudiera analizar en etapas, pero no precisamente en etapas amorosas o políticas, como si hubiera una dicotomía. Creo que todo eso está integrado. El amor puede tener mucho de político y la política puede tener mucho de amor también. Son dos cosas que si van juntas van muy bien y difícilmente creo que pueden ir separadas, porque la política es una forma de actuar, quizás un poco predeterminada, porque es una política, trazar una política, y el amor es difícilmente programable. Aunque se puede tener como política amar y se puede tener como amor la política, o sea, que podemos seguir hablando boberías sobre esto toda la tarde. La realidad es que no separo una cosa de la otra en cualquier etapa de mis canciones o de mi vida, he hecho canciones amorosas y políticas, políticas y amorosas, y de otras hierbas también. No creo que sea por etapas, es más bien por los sentimientos o los estados de ánimo que han prevalecido en mí por momentos y eso es lo que me impulsa a escribir. A veces estoy en medio de un fragor social político, como tú le quieras llamar, y estoy haciendo canciones de amor. A veces estoy enamoradísimo y por lo que me da es por hacer canciones políticas. Puede parecer una contradicción pero no lo es, porque es un solo hombre, el que canta es el mismo que siente por una cosa o por otra, y todos los sentimientos, todas las convicciones, todas las conclusiones se reúnen en una sola cabeza, en un solo corazón y, por supuesto, en una sola guitarra. 

¿Qué tiene más peso, el  amor o la política?

Hay equilibrio en ambas. Está un poco respondida la pregunta. Para mí la única política válida es la que está dirigida por un profundo sentimiento de amor.

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2003
 IE-800X600