La Jiribilla | Nro. 115             
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA OPINIÓN
LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NOTAS AL FASCISMO
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

"UN GRANDE DE LA MÚSICA CUBANA"
 
“Trabajé mucho con él, grabé mucho con él. Fui miembro de Compay Segundo y su grupo cuando él lo creó. Toda la vida nos llevamos bien”. Conversación con Pío Leyva.


Tomás Santiesteban | La Habana
 

Entre los grandes amigos de Compay Segundo figura ese legendario intérprete del son cubano que es Pío Leyva.
 

El autor de “Francisco Guayabal” nació en Morón en 1915 y comenzó su carrera como bongosero en la Orquesta Siboney de su ciudad natal. Por la misma época integró varias agrupaciones de pequeño formato hasta que se trasladó a Camagüey a cantar con la Orquesta Hermanos Licea y el Conjunto de Juanito Bles.

En La Habana de los 50 —ya había compuesto la canción que inmortalizaría el Bárbaro del Ritmo—, formó parte de la alineación del grupo creado por Compay luego de separarse Los Compadres.

Sobre su relación con Compay, Pío declaró en exclusiva para La Jiribilla.

“Trabajé mucho con él, grabé mucho con él y fui miembro de Compay Segundo y su grupo cuando él lo creó. Grabamos tres LD juntos. Grabamos bastante”.  

— ¿Cuando conoció a Compay, ya usted cantaba en la capital?

—Por entonces yo iba y venía de Camagüey. En el 57 fue cuando me quedé aquí. Pero yo trabajaba con Compay todavía sin vivir en La Habana. A cada rato llegaba de visita y grababa con él. Él siempre me buscaba para que yo lo acompañara. 

— ¿Por esa época ya era el reconocido como el compositor de “Francisco Guayabal”?

—Sí, ya entonces sonaba “Francisco Guayabal” y por lo menos me conocían un poco. Cuando Benny me grabó “Francisco Guayabal” y “Mulata con cola” pues ya empecé a tener cierto reconocimiento. 

— ¿Cómo recibió la noticia de la muerte de Compay?

—Figúrate, me enteré cuando iba saliendo de la casa a grabar un CD con una compañía brasilera y fui enseguida para la funeraria. Precisamente anoche terminé de grabar ese disco. 

— ¿Cuál piensa usted que ha sido el legado musical que Compay le ha dejado a la música cubana?

—Muchas cosas buenas, “A Santiago”, el “Chan Chan”, “Macusa”, “Anita”, “Un jardinero de amor”. Todo eso lo grabamos juntos. También grabé con él “Francisco Guayabal”, “De Jatibonico a Bolondrón”, muchas otras cosas.

—Tengo entendido que en sus cumpleaños y otras ocasiones especiales Compay contaba siempre con la voz de Pío Leyva. Hábleme un poco de la relación que existía entre ustedes.

—Era una gran amistad. Inclusive yo fui con él por esa época a donde él nació, a Siboney. Él me llevó y fuimos al cementerio a llevarle algo, unas flores, a su abuela que está enterrada allá. Él y yo teníamos muy buenas relaciones. Toda la vida nos llevamos bien. Siempre fue muy buena persona conmigo. 

—Incluso cuando se dice que Compay no cantaba...

— ¿Cómo?, Compay siempre cantó... 

—Él le hacía la segunda...

—Él le hacía la segunda a todo el mundo con quien cantaba. Una segunda bien hecha, impecable. Es una cosa que no se hace fácilmente aunque parezca lo contrario. No lo hace cualquiera. 
 

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2003
 IE-800X600