La Jiribilla | LA OPINIÓN
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER
EL GRAN ZOO

PUEBLO MOCHO

CARTELERA

CUBA EN EL MUNDO

BUSCADOR

LIBRO DIGITAL

•  GALERÍA

LA CARICATURA
LA CRÓNICA
CALLE DEL OBISPO
MEMORIAS
APRENDE
PÍO TAI
EL CUENTO
POR EMAIL
LA MIRADA
EN PROSCENIO
TESTIMONIOS
FILMINUTOS
LA FUENTE VIVA
NÚMEROS ANTERIORES
Otros enlaces
Mapa del Sitio


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR
OPINIONES ANTERIORES

NIÑOS COMO YO
 
Enrique Ubieta Gómez| La Habana


Así se titula un libro bellamente editado en México con la colaboración del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. Llegó este año a las manos ávidas de mi hijo. Página a página, el libro presenta en fotografías a color el mundo íntimo y colectivo de 36 niños, procedentes de 31 países, de América, Europa, Asia, África y Australia. Tradiciones, etnias, modos de vida, creencias, sueños, promueven el conocimiento y el respeto a la diversidad, sin ignorar la identidad de lo humano. Pero la diversidad no siempre es respetable. Las fotografías muestran algunas diferencias incómodas: hay niños descalzos, con la ropa raída, sucia y niños bien calzados y vestidos.

La mirada de los compiladores es antropológica, no política. Se constatan realidades, no se explican. Por ejemplo, el boliviano Óscar, de nueve años de edad, es retratado en el surco con el pico en las manos. El pie de foto dice: “En esta fotografía Óscar está preparando la tierra para sembrar papas. Las papas son la cosecha más importante en el Altiplano. Crecen de manera silvestre en Bolivia mucho antes de que los conquistadores las llevaran al resto del mundo”. ¿Por qué Óscar trabaja en el campo, en lugar de dedicar su tiempo al estudio y al juego? Curiosa tradición. Las fotos de los niños muestran su vestimenta típica. Se señala y comenta cada prenda.

Celina vive en la selva amazónica de Brasil. Tiene nueve años como Óscar. Una flecha señala sus pies descalzos: “Siempre ando descalza –nunca he tenido zapatos. No obstante, casi nunca me he lastimado los pies”. Aseye, de Ghana o Meena, de la India, ambas de siete años, viven en sus ciudades capitales, pero nunca han tenido zapatos como Celina.

También son diferentes las viviendas. Hay casas de adobe, de madera, casas de mampostería, de una sola habitación, o de dos pisos, casas precarias y apartamentos modernos. Así son, según muestra el libro, las respectivas tradiciones. Los niños, sin embargo, parecen felices. Tan felices como pueden serlo el negro neoyorkino Taylor (6 años), de padre abogado y madre modista, que vive en un edificio del centro de la ciudad, el finlandés Ari (11 años), que habita en un pueblo ganadero al norte de su país o la francesa Rachel (9 años), que vive en un antiguo y lujoso castillo de 16 habitaciones, perteneciente, desde 1715, a su familia. Sin duda, es una tradición. Ella dice: “Quisiera llevar mis alhajas a la escuela, pero mi mamá siempre me dice que no es correcto”.

Todos los niños del libro son iguales de derecho. Pero no de hecho. El libro muestra las diferencias que nos caracterizan, las justas y las injustas, las naturales y las artificiales, como si todas formaran parte de las tradiciones nacionales o étnicas. Calla otras. Nos insta a respetarlas. Es decir, a dejar las cosas como están. A veces, cuando alguien recomienda no decir de forma clara la verdad, o que se enmascare de manera tal que nadie sienta que sus intereses peligran, nos aconsejan: utiliza el lenguaje de Naciones Unidas. Se supone que es un lenguaje neutro. Pero ya sabemos que nada es neutro en este mundo. Los antepasados del boliviano Óscar y los de la francesa Rachel viven uno en su choza de adobe y otra en su palacio desde 1715, probablemente desde antes. ¿Debemos respetar esa tradición?

Quizás, el mérito mayor del libro está en hacernos ver que todos son niños y como tales teóricamente iguales. Es una propuesta de reflexión tímida. Ponderada. “Es que unos son ricos y otros son pobres”, intenta explicarse Víctor, mi hijo de ocho años, y es como si dijera: algunos son más desiguales que otros, ni siquiera tienen derecho a la niñez. Mi pequeño hijo intuye que el libro evade la pregunta más importante: ¿por qué?

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600