La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
PÍO TAI
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

 

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

EL COMIENZO DE LA HISTORIA

Asiste el presidente cubano Fidel Castro a la presentación de Propagandas silenciosas, de Ignacio Ramonet, en el teatro Carlos Marx. Ante una masiva congregación de público se refirió a la nueva filosofía militar norteamericana, aplicada en las campañas de Kosovo y Afganistán. "Lo que se vislumbra es una combinación de los cantos de sirena de la persuasión con el empleo de la fuerza", dijo.


Boris Leonardo Caro |
Cubaliteraria

Fotos: Juvenal Balán

Entusiasmado aún por las jornadas vividas en el recién finalizado Foro de Porto Alegre, el politólogo español Ignacio Ramonet hizo una escala en La Habana, invitado a la XI Feria Internacional del Libro, para presentar esta tarde uno de sus últimos títulos, Propagandas silenciosas
 

Publicado en el año 2000 por la editorial francesa Galilée, y para esta XI Feria por la Oficina de Publicaciones Especiales del Instituto Cubano del Libro, el volumen es un análisis de los modernos mecanismos y procedimientos de adoctrinamiento empleados por los centros hegemónicos de poder. Utilizando ejemplos del cine y la TV, Ramonet profundiza en los efectos derivados de la creciente mediatización característica del mundo globalizado. 
Ante una nutrida audiencia reunida en el Teatro Karl Marx, Ramonet impartió la conferencia titulada Un delicioso despotismo, en la que abordó varios de los temas incluidos en el libro. En el lugar estaban presentes el Comandante en Jefe Fidel Castro, Ricardo Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional; Abel Prieto, Ministro de Cultura e Iroel Sánchez, Presidente del Instituto Cubano del Libro, además de intelectuales y estudiantes.

Tras describir los pilares básicos de la hegemonía norteamericana, el también director del mensuario Le Monde Diplomatique se cuestionó el por qué una supremacía militar, económica y tecnológica tan aplastante no ha suscitado mayores críticas o resistencias. "Porque los Estados Unidos ejercen, por añadidura una hegemonía en el campo cultural y económico", afirmó.
"Apoyándose en el poder de la información y de las tecnologías", prosiguió, "los Estados Unidos establecen, con la complicidad masiva de los dominados, lo que se podría llamar una opresión afable, o un delicioso despotismo".

Especialista en geopolítica y estrategia internacional, doctor en semiología y en historia y profesor de teoría de la comunicación audiovisual en la universidad Denis Diderot de París, Ramonet ha publicado una decena de volúmenes dedicados sobre todo al estudio de los medios de difusión masiva.
Al adentrarse en lo referente a la publicidad, el español señaló que con la multipliación de los medios de comunicación ocurrida en el siglo XX la publicidad había crecido y sofisticado sus modos de persuasión.
"La publicidad", dijo, "promete siempre lo mismo: el bienestar, el confort, la eficacia, la felicidad y el éxito. Tienta con una promesa de satisfacción". Y más adelante aseveró: "En suma, la publicidad es una especie de "Teología de la sumisión"."
Para finalizar, Ramonet citó al escritor Aldous Huxley, quien había avisado en su libro Un mundo feliz sobre el peligro que significaba, en una época de tecnología avanzada, el rostro sonriente de un enemigo, aun por encima del odio o e terror inspirado por el adversario. 
"El imperio norteamericano no trata de obtener nuesta sumisión por la fuerza, sino mediante el encantamiento, no mediante una orden, sino por nuestro propio deseo. No por la amenaza de castigo sino por nuestra sed inagotable de placer", concluyó.
A la conferencia siguió un debate con personas del público. Interrogado por una estudiante sobre la posible conformación de un modelo alternativo al neoliberalismo imperante en la actualidad, Ramonet reconoció que no existía ese contramodelo de sustitución.
"Lo que tenemos es que construir una nueva sociedad donde se tengan en cuenta elementos de democracia y de economía de mercado, no de dictadura de mercado", afirmó. 
 

Animado por el propio Ramonet, el Presidente cubano también hizo comentarios sobre los temas recogidos en la conferencia. 
"Lo único que no podemos sacar de todo esto es el menor átomo de pesimismo", apuntó, "el sistema que se trata de imponer en la actualidad está lleno de brechas, es inaplicable e insostenible y hace que el mundo sea cada vez más ingobernable". "Si hace diez años se hablaba del fin de la historia, hoy puede afirmarse que estamos en el comienzo de la historia, de otra historia".
Fidel se refirió a la nueva filosofía militar norteamericana, aplicada en las campañas de Kosovo y Afganistán. "Lo que se vislumbra es una combinación de los cantos de sirena de la persuasión con el empleo de la fuerza", dijo. 
Asimismo, habló sobre los problemas de superpoblación del planeta que agudizan la pobreza. Al respecto hizo énfasis en la imposibilidad de extender el modelo de las sociedades de consumo y de crear, como había propuesto el ex mandatario norteamericano William Clinton en el Cumbre de Davos, un mundo de clases medias. "Las sociedades de consumo son inimitables porque liquidan la vida en el planeta", aseguró.
 


Por otra parte, el Presidente cubano manifestó tener confianza en la fuerza del movimiento antimundialización y su Foro de Porto Alegre. En este sentido previno sobre el peligro que significaba la falta de una postura crítica frente a la inminente repetición de las crisis económicas globales. 
"Esta clarísimo, no obstante, que los dominados van a empezar a tener conciencia, porque lo sienten", aseveró al referirse a la afirmación de Ramonet de que se dominaba mucho mejor si el dominado no tenía conciencia de ello. "Las economías podrán desinflarse, pero las conciencias jamás se desinflan", sostuvo.
Al concluir, Fidel dedicó palabras de elogio a Ramonet. "Somos nosotros los que tenemos que agradecerte", confesó. También felicitó a los organizadores de la feria por el éxito rotundo del evento, que se ha multiplicado diez veces en solo un año.
(Cubaliteraria)

......................................................................................................

PÁGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR


Del 7 al 17 de Febrero
del 2002


© La Jiribilla. La Habana. 2002
 IE-800X600