La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER   

EL GRAN ZOO   

PUEBLO MOCHO   

CARTELERA   

POR AUTORES   

LIBRO DIGITAL    

Otros Enlaces    

Mapa del Sitio    

•  LA OPINION     

•  GALERIA    
•  LA CARICATURA    


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRONICO
Click AQUI

 

   

"NUNCA HE SIDO DE LOS QUE SE MUEVE POR DINERO O COSAS MATERIALES"

Por muchos años que haya vivido en La Habana, conserva el tono santiaguero y la simpatía oriental. Varias generaciones de cubanos hemos admirado su arte de calidad, su manera criolla de declamar, su capacidad para unir ritmo y verso. Luis Carbonell, con una labor sostenida durante más de medio siglo, desde que inició su vida artística a fines de 1948 en el Wagner (hoy cine Yara), se ha ganado de la manera más legítima el derecho a ser un orgullo nacional.
"Siempre que tratado de merecer el respeto del pueblo por mi trabajo", ha dicho este recitador —y el término es obviamente limitado. Renombrado como "El acuarelista de la poesía antillana", Luis Carbonell es de esos artistas que con su sola presencia, aun antes de comenzar a actuar, llenan un escenario. Con rigor y gracia, aferrado a lo genuino y a las esencias, ha dicho poemas de notables poetas, afianzado en un estilo propio en el que combina la voz convertida en instrumento musical, una gestualidad en la que ningún movimiento es gratuito y el uso de ritmos cubanos no como apoyatura, sino como parte intrínseca de su expresión.

Un rasgo profesional de Carbonell es la meticulosa selección de su extenso repertorio. "Solo cuando un texto se ha hecho parte de mí, puedo interpretarlo. Y no es cuestión de aprenderlo de memoria y repetirlo, sino de estudiarlo a fondo y relacionarlo con otras lecturas, otras vivencias, con su contexto, incluso con su sonido."

Nicolás Guillén, Emilio Ballagas, José Z. Tallet, Federico García Lorca, Aquiles Nazoa, Luis Palés Matos, están entre los autores cuyos textos ha recitado —interpretado— Carbonell. Junto al cariño de su pueblo, se ha ganado la admiración de públicos de Panamá, Venezuela, Puerto Rico y República Dominicana.

Su labor profesional incluye la de maestro. De manera sistemática u ocasional, decenas de cantantes cubanos han acudido en todas las épocas al magisterio de Luis Carbonell, quien los ha atendido bondadoso, pues "nunca he sido de los que se mueve por dinero o cosas materiales".

A lo largo de su vida, ha recibido varias distinciones. En 1999 se le otorgó la réplica del machete de Máximo Gómez, que se confiere a artistas, escritores y periodistas sobresalientes. En aquella ocasión comentó: "Este reconocimiento me hace sentir muy honrado. Es un símbolo del patriotismo y la lealtad a la patria. Y haberlo merecido me hace sentir más orgulloso todavía de ser cubano."

......................................................................................................


PAGINA PRINCIPAL

DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



TIENDA DIGITAL
Música Cubana


© La Jiribilla. La Habana. 2001
Sitio auspiciado por el Periódico Juventud Rebelde
 IE-800X600