La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER   

EL GRAN ZOO   

PUEBLO MOCHO   

CARTELERA   

POR AUTORES   

LIBRO DIGITAL    

Otros Enlaces    

Mapa del Sitio    

•  LA OPINION     

•  GALERIA    
•  LA CARICATURA    


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRONICO
Click AQUI

 

   

40 AÑOS DE PODREDUMBRE

Luis Ortega  | Miami

El pasado día 16 de abril, Fidel Castro habló ante una multitud que se congregó en la esquina de las calles 23 y 12, en el Vedado, y dijo lo siguiente: "Hace exactamente 40 años, a esta misma hora, en este mismo sitio, se proclamó el carácter socialista de la revolución. Acabábamos de enterrar a los caídos en el artero ataque del amanecer del día 15 de abril de 1961".

Entonces Castro habló del bombardeo de los aviones B-26, propiedad del gobierno de los Estados Unidos, que habían atacado el día anterior las tres bases aéreas situadas en Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba. Y leyó cinco cables de la UPI y la AP que se habían publicado en el mundo entero.

El primer cable que leyó fue uno de la AP que decía así:

México, D.F, 15, AP. El bombardeo de bases cubanas por aviones cubanos desertores fue acogido aquí con muestras de agrado por la mayor parte de los diarios, que se unieron con los grupos de cubanos exiliados para decir que el bombardeo era el comienzo de un movimiento de liberación del comunismo. (... ) Entre los cubanos exiliados se notaba gran actividad. Una fuente cubana comentó que el nuevo gobierno cubano en el exilio se trasladará a Cuba a poco de la primera ola de invasión contra el régimen cubano de Fidel Castro para establecer un Gobierno Provisional, que se espera sea reconocido rápidamente por muchos países latinoamericanos anticastristas. Amado Hernández Valdés, del Frente Revolucionario Democrático Cubano aquí, dijo que el momento de la liberaci6n se acerca; declaró que fueron cuatro las bases cubanas atacadas por los tres aviones cubanos que desertaron".

Otro cable que leyó Castro decía lo siguiente y, al parecer, había sido trasmitida al mundo entero por la UPI:

Declaración entregada por el Dr. Miró Cardona: Un heroico golpe en favor de la libertad cubana fue asestado esta mañana por cierto número de oficiales de la Fuerza Aérea cubana. Antes de volar con sus aviones a la libertad, estos verdaderos revolucionarios trataron de destruir el mayor número posible de aviones militares de Castro. El Consejo Revolucionario se enorgullece de anunciar que sus planes fueron revisados con éxito, que el Consejo ha tenido contacto con ellos y ha estimulado a esos valientes pilotos. Su acción es otro ejemplo de la desesperación a la que !os patriotas de todas las capas sociales pueden ser arrastrados bajo Castro. Mientras Castro y sus partidarios tratan de convencer al mundo de que Cuba ha sido amenazada de invasión desde el extranjero, este golpe a favor de la libertad como otros anteriores, fue asestado por cubanos residentes en Cuba que se decidieron a luchar contra la tiranía y la opresión o morir en el intento. Por razones de seguridad, no se darán a conocer más detalles".

No voy a reproducir los otros cables porque no tengo espacio. Decían lo mismo. Que se habían sublevado los pilotos cubanos contra el gobierno de Castro y habían bombardeado las bases aéreas. El último cable que reproduzco revela la poca seriedad de José Miró Cardona. Era evidente que el mundo no se podía tragar aquella farsa. Los aviones eran americanos, tripulados por cubanos exiliados, y que llevaban pintadas las insignias de la aviación de Cuba. Un truco burdo que en pocas horas quedó al descubierto. El delegado de Estados Unidos en las Naciones Unidas, Adlai Stevenson, no fue informado del truco de los aviones y se apresuró a defender la conducta de su país. Sin embargo, a las pocas horas, al conocer la verdad, Stevenson renunció a su cargo. Era un hombre decente.

Han pasado 40 años de aquel incidente y del fracaso de la expedición de Bahía de Cochinos. Creo que fue el peor momento en la historia de los Estados Unidos y un golpe brutal para el presidente Kennedy. De hecho, en rigor, los diez presidentes que han ocupado la Casa Blanca, desde Eisenhower hasta el pintoresco Bush de ahora, se han desprestigiado al mantener una política absurda en relación con un pequeño país que se ha atrevido a desafiarlos.

En cuanto a los cubanos que participaron en la famosa expedición para "liberar" a Cuba, ya todo se ha dicho. Todavía andan por Miami muchos de ellos dando gritos y lanzando amenazas. Hace poco expulsaron a cinco de sus miembros porque se atrevieron a ir a Cuba. Uno de los brigadistas, Felipe Rivero, renunció, escandalizado. Lo curioso de estos brigadistas es que se reúnen para expulsar a los que viajan a Cuba, pero no se recuerda que se hayan reunido nunca para expulsar a los que han caído presos por delitos comunes infamantes y que no voy a mencionar. Es una moral muy curiosa y que revela lo que hay en el fondo de esta comunidad cubana de Miami. (Que conste que yo vengo hablando de estas cosas desde hace más de 40 años).

Lo correcto sería que los brigadistas, que cobraron sueldos por ir a combatir el comunismo, cosa que no tiene precedentes en la historia de Cuba, se dispersaran e hicieran esfuerzos para que las gentes se olvidaran del ridículo que han estado haciendo durante 40 años. Ese monumento que tienen en la Calle Ocho debieran derrumbarlo. Y sustituirlo, en algún lugar más serio que la sucia Calle Ocho, por un muro en el cual estuvieran señalados los nombres de todos los que murieron en las acciones del 17 de abril en Bahía de Cochinos. Tanto los de un bando como los del otro. Todos, en definitiva, fueron víctimas de los americanos. Todos merecen respeto, pero deben empezar por respetarse ellos mismos.

En algún momento, de algún modo, no se cómo, debe surgir un grupo de cubanos decentes que levante la voz en Miami para iniciar una limpieza a fondo. Hay que higienizar el sur de la Florida. Barrer con todos estos locutores analfabetos, con todos estos patriotas enriquecidos, todas estas pandillas que llevan años desprestigiando el nombre de Cuba. Es posible que yo no lo llegue a ver. Pero ocurrirá. Siempre, invariablemente, se produce una reacción de asco contra la desvergüenza.

......................................................................................................


PAGINA PRINCIPAL

DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



TIENDA DIGITAL
Música Cubana


© La Jiribilla. La Habana. 2001
Sitio auspiciado por el Periódico Juventud Rebelde
 IE-800X600