La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

BUSCADOR 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERÍA 

•  LA MIRADA 
LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRÓNICO
Click AQUÍ

   

LA TROVA, SIEMPRE A GUITARRA LIMPIA


El presidente cubano Fidel Castro asistió en la tarde del pasado sábado a un concierto de jóvenes trovadores, ofrecido en el Centro Cultural Pablo de la Torriente, en La Habana. En exclusiva para nuestra revista Fidel afirmó que el hecho de transmitirlo en vivo —a través de La Jiribilla— significa que "podemos hacer más uso que ningún otro país de esos medios. No estamos atrapados por la propaganda comercial, los anuncios" - recordó-, e hizo notar cuántas posibilidades habrá para las niñas y los niños de la Isla, gracias a los programas educacionales e instructivos emprendidos por el gobierno cubano. 

Magda Resik Aguirre| La Habana

En el patio de una antigua casona habanera, a la sombra de una joven yagruma -árbol de gran simbolismo en el imaginario popular cubano-, sobra el silencio para escuchar la voz de los trovadores. Las letras de sus canciones, hablan de las virtudes de la "contracorriente" aunque pueda "lucir poco inteligente", del barrio, ese "barroco que tiene de espiritual" y "vive como puede y como está" o de la mágica receta para una eterna primavera, "si nacen de nuestro amor las flores".
Se cumple otra vez el ritual sabatino de A guitarra limpia, espacio del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, ideado para el encuentro de los trovadores con su público, en el Centro Histórico de La Habana. Pero en esta ocasión un invitado de honor los coloca entre el regocijo y cierta tensión propia de quien dedica sus mejores energías a reciprocar un gesto. Entre los espectadores, un estadista que a pesar de las tantas ocupaciones propias de su responsabilidad, llegó en punto, a las cinco de la tarde, porque no ha querido faltar al lanzamiento de Trov@nómina.cu. 
El Comandante en Jefe, Fidel Castro, escucha atentamente a los ocho trovadores cuyas composiciones quedaron registradas en la más reciente producción discográfica de Bis Music y la Asociación Hermanos Saíz. Ellos representan a la más nueva generación de cantautores cubanos, herederos de una acendrada tradición musical. Y aunque cientos de años han modificado de algún modo la naturaleza del trovador, siguen siendo aquellos mismos antepasados: poetas de a guitarra limpia.
Quizás por eso, el Presidente cubano les confiesa su reticencia a aceptar otro tipo de acompañamiento musical: "la trova, siempre a guitarra", para que puedan escucharse bien el verso y su mensaje. Yamira Díaz, Pável Poveda, Samuel Águila, Yunior Navarrete, William Vivanco, Diego Gutiérrez, Ariel Barreiro y Ariel Díaz, le explican que determinados temas imponen por sí solos algún tipo de acompañamiento pero coinciden en que lo propio del trovador es el trabajo en solitario: juntas la guitarra y la voz. 
Cada cual se refirió a sus preferencias. Casi todos se mostraron a favor de los instrumentos acústicos, el acompañamiento de dos guitarras, el juego de voces que refuerzan la trascendencia del poema cantado. Los periodistas alistaron sus micrófonos, aparecieron las cámaras fotográficas y de televisión. 
Es poco usual que un jefe de estado se tome tanto tiempo para conversar con los más jóvenes creadores del país. De todos quería aprender y de todo parecía disfrutar Fidel. Intuíamos que su relación personal con la música es intensa. Así la fundamentó en exclusiva para La Jiribilla:
"La llevo en el subconsciente. No en el oído porque tengo un pésimo oído, pero me gusta, siempre me gustó, aunque nadie llegó a cultivar en mí esa afición, ni me enseñaron lo que tenían que haberme enseñado a tiempo. He ido aprendiéndolo a lo largo del camino. También estuve preso, y hay veces que allí uno ponía en el radio, por ejemplo, una enciclopedia musical famosa. Me sigue gustando la música clásica, y de muchacho - es según la edad- los boleritos y esas cosas. Pero óigame, en aquella época nadie se ocupaba de la cultura, ni de la escuela. Todos ustedes han nacido en otra época. Y esto empieza ahora."
El privilegio de vivir en tiempos diferentes, es según Fidel "una obligación para las nuevas generaciones de cubanos." El hecho, por ejemplo, de que Trov@nómina.cu se estuviera transmitiendo en vivo a través de La Jiribilla, para todo el mundo, significa que "podemos hacer más uso que ningún otro país de esos medios. No estamos atrapados por la propaganda comercial, los anuncios - recordó -, e hizo notar cuántas posibilidades habrá para las niñas y los niños de la Isla, gracias a los programas educacionales e instructivos emprendidos por el gobierno. 
"Habrá muchas más oportunidades, y páginas Web todas las que queramos - agregó, y todos los niños desde los cinco años aprendiendo la computación, que no es sólo para comunicarse o para buscar una información. Una computadora es un maestro, te enseña hasta ortografía, te enseña muchas cosas. Tener una computadora es tener diez capitolios llenos de libros. Todo lo que se ha escrito desde que el hombre aprendió a leer y a escribir, puede estar en una computadora. Es un instrumento que en el tiempo nuestro no conocimos. Ahora, desde preescolar, ya los niños van a estar manejando la computadora." 
El líder cubano insistió en "todo lo que se puede aprender y todo lo que se puede transmitir" haciendo un buen uso de los recursos tecnológicos del mundo moderno: "está en nuestras manos lograr eso" - apuntó. 
A los jóvenes artistas les recomendó "superarse, estar unidos, ser modestos, no dejarse envanecer por los éxitos que alcancen y universalizar sus conocimientos, adquirir amplios conocimientos, de modo que sepan algo de muchas cosas y así enriquecerán todo el caudal de ideas, conocimientos..." Fidel les aseguró que poseen lo más importante "el talento y viven en una época en que lo que alguien pueda crear, alcanza fácilmente a millones de seres humanos." Hace cien años, los amigos y los vecinos sabían lo que hacía un trovador, el teatro donde se presentaría y sólo entre unos pocos podía promoverse su obra. En nuestros días son muchas las maneras de difundir una obra. 
La televisión es uno de esos poderosos medios, y en Cuba, tan sólo en las escuelas, a fines de este año todas las aulas contarán con un televisor, como parte del programa educativo integral emprendido por la nación. Internet es otra opción insoslayable en este momento, aunque de sus beneficios gozan fundamentalmente los ricos, que son, al decir del Presidente cubano, "a los que más hay que instruir" y "salvar en el mundo en que vivimos", porque "son los que destruyen".
Otro vehículo poderoso de comunicación y transmisión de informaciones y conocimientos, es la radio, "que puede llegar a cualquier aldea de África", al sitio más apartado e inhóspito. "Ustedes creaban algo antes para cientos doscientos o quinientos espectadores y hoy instantáneamente llegan a miles de millones de seres humanos". Esa posibilidad, debe significar para las creadoras y creadores cubanos "un estímulo". "Todos los que puedan crear tendrán ese privilegio. ¿Qué les parece? - les preguntó Fidel, y acto seguido les recomendó: "estudien y sean constantes".
De la más reciente promoción de trovadores cubanos, el especialista Fernando J. León Jacomino distingue su exploración de "varios de los géneros y estilos de la música popular cubana, para concretar una propuesta intimista, generalmente sustentada en formatos acústicos" y de "un elevado nivel de figuración poética". Con la ansiedad propia de quienes irrumpen por primera vez en el universo musical de la Isla, Samuel Águila, uno de los participantes en Trov@nómina.cu, le pregunta a Fidel: "¿No cree que los trovadores más jóvenes no tienen presencia suficiente en los medios?" 
"No se apuren tanto - les recomendó el líder de la Revolución cubana -, esperen, ganen más fama y más prestigio. Es verdad que merecen estar más pero no tenemos todo el espacio del mundo. Y una parte debemos usarla para enseñar, educar, informar... pero no hay que impacientarse. Ahora mismo vamos a tener ya un tercer canal de televisión, para la educación. Y tú tienes razón, hay que estimularlos a ustedes, pero aunque es cierto eso no hay que desesperarse, vendrán mil fórmulas y vías diferentes. Está la radio, que no hay que subestimar. Radio es lo que más tienen este país, una por municipio y las nacionales..."
Fidel evocó los años en que la generación de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Vicente Feliú, Sara González y Noel Nicola, entre otros, se iniciaban en la creación musical y lograron imponerse poco a poco en el gusto popular y en los medios de comunicación. Según el Presidente cubano, los nuevos trovadores tienen y tendrán más posibilidades de desarrollarse: "Si tú me dices que quieres que los demás disfruten del esfuerzo que tú haces - le comentó a Samuel -, tienes toda la razón. Si el problema es que tú quieres que te conozcan, tienes razón, pero ya no tanta. 
Ustedes tienen los abuelos que somos nosotros - insistió Fidel -, y somos unos abuelos más cultos de lo que éramos cuando no éramos abuelos. Ahora, imagínense que se multiplique, que en vez de ser ustedes ocho, sean ochenta y ochocientos... ¡Habrá que gastar mucho en guitarras para los trovadores! No sé cuántas guitarras habrá ni cuántos jóvenes aficionados que quieran ser trovadores a medida que se universalice el conocimiento... Sueñen con el día en que en vez de ocho sean ochocientos. Ustedes tendrán también competencia, pero ustedes son buenos y ayudarán a desarrollar el arte en los demás. 
"Supérense - les aconsejó - y de manera altruista ayuden a los demás. Y no se preocupen, que ustedes no llegaron aquí por casualidad. Pero tomo en cuenta lo que tú dices..." 
Tras casi una hora de un intercambio, a todas luces agradable y estimulante para los allí presentes, y en primer lugar para el propio Fidel, se despidió: "Es un placer estar aquí con ustedes y me marcho por algunas cositas que tengo que hacer. Tengo visitantes (se refiere a los mandatarios y personalidades de otros países que se encuentran por estos días en Cuba) y un poquito de trabajo, no tanto como el de ustedes, pero sí con tanto entusiasmo como ustedes."

VERSIÓN PARA IMPRIMIR

......................................................................................................

PAGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR


Del 7 al 17 de Febrero
del 2002


© La Jiribilla. La Habana. 2001
Sitio auspiciado por el Periódico Juventud Rebelde
 IE-800X600