La Jiribilla | LA OPINIÓN                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

POR AUTORES 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERIA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
LA FUENTE VIVA 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRONICO
Click AQUI

   

Cien años de Satchmo
RACISMO Y JAZZ

Lisandro Otero | México


El pasado cuatro de agosto se cumplieron cien años del nacimiento de Louis Armstrong, uno de los más geniales creadores del jazz, esa forma musical tan típica del pasado siglo veinte. Quienes disfrutamos de su voz opaca y carraspeante, de sus aspavientos de bufón alegre y su extraordinario oído musical, hemos realizado un brindis silencioso y modesto en su memoria.

La crítica ha señalado en él al primer solista virtuoso del género que supo crear improvisaciones deslumbrantes en lo técnico y lo emocional. Demostró que en el jazz no se trataba, solamente, de bordear la melodía inicial, innovando y adornando, sino que se podían crear frases enteramente nuevas basándose en los acordes originales.

Sin embargo, hay un aspecto de Armstrong, menos divulgado, que es el del negro pobre y discriminado que emergió de la miseria y se sobrepuso a la intolerancia de sus contemporáneos que lo segregaban por el color de su piel. Hijo de una prostituta nació en Nueva Orleans, una ciudad donde convergían las influencias europeas, debido al pasado francés de la Louisiana, y las raíces africanas por los cimientos esclavistas de aquella sociedad. Desde muy pequeño tuvo que contribuir al sostén familiar vendiendo periódicos y cantando en las calles a cambio de algunos centavos misericordiosos. Sus biógrafos han dicho que se deleitaba oyendo discos del tenor Enrico Caruso.

El día de Año Nuevo de 1912, alentado por los aires de fiesta, Armstrong empuñó un revólver y disparó al aire. Por ello fue enviado a una casa de corrección de menores. Al salir de su prisión fue empleado por una humilde familia judía de apellido Karnofsky. Allí aprendió que los negros no eran los únicos discriminados. Sus vivencias en la prisión, y con aquella familia hebrea pobre, le moldearon el carácter para resistir las adversidades que su origen racial le imponía. Los Karnofsky le ayudaron a superar el amargo legado de su menguada condición social y también le provocaron su despertar intelectual. Con ellos aprendió que la absorción de fuentes heterogéneas podían enriquecerlo y su formación musical estuvo orientada hacia la impregnación de varios orbes culturales.

Cuando hizo su primera presentación en una estación de radio el locutor se negó a presentarlo porque era negro, entonces Armstrong le arrebató el micrófono y se presentó a sí mismo con el mejor humor que le fue posible en esa circunstancia. Al presentarse en su natal Nueva Orleans, con su primera orquesta, los racistas blancos hicieron estallar una bomba en el teatro y Armstrong continuó su actuación, desdeñando el atentado con una broma.

Cuando el gobernador Orval Faubus, de Arkansas, rehusó implementar la integración racial en las escuelas de Little Rock, denunció públicamente al Presidente Eisenhower por su pasividad ante aquél desdén por los derechos humanos. En Louisiana se prohibieron los conjuntos musicales compuestos por negros y blancos porque violaban las reglas de la segregación y Armstrong renunció a presentarse en su estado natal mientras esas reglas se mantuviesen vigentes.

Con su popular apodo de Satchmo fue conocido en todo el mundo cuando emigró a Europa en los años treinta y disfrutó de un éxito arrollador. Con sus "Hot Five", primero y sus "Hot Seven", después, con él crédito alcanzado con su "Potato Head Blues", y su invención del "scat" (la voz humana usada como instrumento musical sin empleo de palabras), con su refrescante personalidad que usaba todo tipo de recursos mímicos y proyectaba su regocijo interior, se convirtió en una megaestrella internacional, en uno de los conductores máximos de la música popular en el siglo veinte.

Este primer siglo de su existencia artística será conmemorado con numerosos eventos, discos, estudios críticos de su obra, biografías, documentales, festivales lo cual es una prueba irrefutable de su inmortalidad alcanzada por encima de los impedimentos que su origen le impuso.

Otros..

De Lisandro Otero:

 LINO NOVÁS CALVO, RECOBRADO 

ÁNGEL DE LOS ARRABALES

Todos queremos ser rubios

Para una definición mejor de Lezama Lima

La Casta de Caín

La receta de Roosevelt

Hemingway y el periodismo

De Luis Ortega:

Fue una figura discreta en Miami

 A LA ORDEN

 EL CASO DE LOS PUERTORIQUEÑOS

 LOS VERDUGOS SE HAN FATIGADO

 ¿DE DONDE SALE TANTO DINERO? 

 EL MITO DEL 20 DE  MAYO

 
40 AÑOS DE PODREDUMBRE

 
LAS SINIESTRAS AVENTURAS DE POSADA CARRILES

VERSION PARA IMPRIMIR

......................................................................................................

PAGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



TIENDA DIGITAL
Música Cubana


© La Jiribilla. La Habana. 2001
Sitio auspiciado por el Periódico Juventud Rebelde
 IE-800X600