La Jiribilla | DOSSIER                                                           
Bienvenidos a LA JIRIBILLA

DOSSIER 

EL GRAN ZOO 

PUEBLO MOCHO 

CARTELERA 

POR AUTORES 

LIBRO DIGITAL 

•  GALERIA 

LA OPINIÓN 

LA CARICATURA 

LA CRÓNICA 
MEMORIAS 
EL CUENTO 
EN PROSCENIO 
Otros enlaces 
Mapa del Sitio 


RECIBIR LAS
ACTUALIZACIONES
POR CORREO
ELECTRONICO
Click AQUI

   

Rollo Nro. Cuatro

55 HERMANOS Y UNO QUEMA´O

Entrevista
(Mayra)
-Las cosas que me han pasado a mí en Nueva York. Una vez en la guagua, un grupo de muchachas saliendo de una escuela, lo que aquí en la Secundaria Básica. No tenía nada que hacer y yo sentada en la guagua llenando unos papeles que de echo eran papeles para solicitar las tarjetas de Medic.Aid, para que vea qué irónico, para solicitar en las tarjetas de ayuda de asistencia médica. Estoy llenando la planilla y vienen las muchachitas y se me sientan al lado y empiezan a hablarme y yo les sonrío. Y empieza una: "¿De qué te ríes?" Yo dije: Bueno, deja...yo ya me iba a desmontar. Y cuando hago así para bajarme de la guagua, me tiraron en el suelo de la guagua y empezaron a caerme a puña y a pata. Tú me preguntas a mí ¿por qué? Eran ocho muchachitas de escuela intermedia, que vienen siendo de Secundaria Básica, a las tres de la tarde cuando salían de la escuela, completamente llena bajando por (....) que cuando yo iba a bajarme en (....) me cayeron arriba. ¿Y qué pasó? El chofer seguía Yo iba a bajarme en la 170 y me dejó arriba por el (...) lejos... me cayeron a puños y a patadas me cayeron esas niñas.
-¿Para robarte o qué?
-Por el gusto de darle a alguien, que no les caí bien. La hostilidad, la violencia. Que no les caí bien, no les caí bien. Me cayeron arriba y el chofer como si nada. Un señor que inclusive era un extranjero, que le conocí el acento. El señor no era de allí se horrorizó, me agarró, me sacó de la guagua. Y en la calle las muchachitas, porque yo a una de ellas..., porque yo no podía con ocho. Pero a una de ellas la reventé por el instinto de conservación. A una de ellas la desbaraté. Y entonces, ¿qué pasó? Viene la hermana después cuando ya yo estoy en la acera, que ya estoy semiinconsciente, viene y rompe una botella diciendo que me va a rajar la cara porque yo le di a la hermana y le saqué sangre a la hermana. Y se formó un show allí en la calle.

Entrevista (Chivo)
-Sí, mira, cuando yo vine a Cuba en octubre un compañero de nosotros allá en Puerto Rico tiene un hermano acá, que no lo ve desde hace 17 años. Entonces él me encomendó que tratara de verlo. Entonces una noche salimos y nos pusimos a conversar y entonces él me estaba explicando toda una serie de dificultades, de problemas que sufre como joven cubano aquí en Cuba. Entonces empezó a decirme a mí el problema de la transportación cuán serio era, la dificultad que él tenía y toda una serie de cosas más relacionadas con la transportación. El problema de la vivienda, que si él ahora mismo se quería casar no había apartamentos disponibles, que tenía que irse a vivir con los padres de la muchacha o tenía que ir a vivir con los padres de él. En fin, que creaba toda una serie de problemas, más el problema de la ropa, el problema de que a él le gustaba usar las camisas entalladas, los pantalones Lee, y todo ese tipo de cosas, ¿no?. Inclusive, me dijo que el hermano de él, allá en Puerto Rico, una vez le había mandado unas botas de trabajo, ¿no? Y él estaba dispuesto a devolvérselas. A patadas, porque él lo que quería era una camisa entallada, o un pantalón Lee, un para de zapatos para salir, ¿no? Entonces esos eran básicamente los problemas que él me señalaba que tenía aquí. Entonces cuando él me dijo eso a mí, yo le dije a él: "Mira yo te cambio esos problemas que tú tienes por los problemas que yo tengo allá. Mira, por ejemplo, a mi allá el sueldo no me da. Mensualmente yo tengo un déficit de alrededor de 100 dólares para poder sobrevivir. El problema con mi hijo, la inseguridad que yo tengo en términos de cómo educar a mi hijo. Y si mi hijo se me enferma, como me pasó. Le dio punto de pulmonía y tuve que salir a buscar dinero a amigos, a familiares. Y estuve que estar recogiendo así, de 20 a 25 pesos, porque el hospital me salía en más de 400 dólares, con punto de pulmonía. Porque no me atrevía a llevarlo a un hospital público porque hacía tres semanas que acababa de leer en la prensa que un niño acabado de nacer se había muerto por un descuido del médico en ese hospital. Y son cientos y cientos los casos de descuido médico que pasan en Puerto Rico. Y entonces, bueno, eso es un problema serio para mí porque es la vida de mi hijo.

Intervención de Carlos Rafael Rodríguez
Nosotros no estimulamos nunca las ambiciones materiales, porque estamos completamente conscientes de que, en primer lugar, la sociedad de consumo es un error. Más que un error es una..., un instrumento del capitalismo en su fase de declinación para poder sobrevivir económicamente y es además antisocial y antihumana. No queremos decir que estamos opuestos al consumo. No quiero decir eso, no quiero decir que no estamos convencidos de que hay que darle un televisor a cada familia y que trabajamos por hacerlo, una lavadora a cada familia y un refrigerador a cada familia. Pero el consumismo, es decir la estimulación del consumo que ustedes conocen, los escaparates y los anuncios que incitan a que si uno tiene un radio que compró hace tres meses el que tiene ahora le parezca viejo, porque le falta el reloj que da la hora o porque no se para solo cuando por la noche vamos... No es un radio este, es una porquería. Déjame comprarme otro, déjame gastarme otros cien pesos. Eso, desde luego, no es compatible con el desarrollo de la humanidad.
Sí estamos convencidos de que hay una enorme dilapidación de recursos humanos, del petróleo y de otras materias primas que ponen en peligro esa supervivencia de la humanidad, que el comunismo de las grandes sociedades industriales desarrolladas se hace a expensas de la vida, no ya del desarrollo, de los países subdesarrollados de Asia, África y América Latina que es un continente un poco distinto a los otros dos y que solo, solo mediante la construcción del comunismo en las sociedades capitalistas desarrolladas, como consecuencia de esos procesos revolucionarios, se podrá hacer el esfuerzo de inversión generalizada que hay que hacer para que los países de África y de Asia y algunos países de América Latina lleguen a niveles aceptables. No ya desarrollados, sino aceptables de civilización y consumo. Y como creemos en eso y como lo creemos también para nuestro país, nosotros usamos la estimulación económica en un sentido muy restringido y nosotros creemos que este es un proceso.
Nosotros estamos formando una juventud con criterio moral distinto, con un criterio social distinto. Les decimos cuáles serán las limitaciones que tendrán en el futuro, no los engaños. Como ustedes habrán oído a Fidel, han tenido la oportunidad de oírlo, habrán leído a Fidel, habrán leído las decisiones de nuestro Partido. Aquí no le ofrecemos jauja a la juventud. Le ofrecemos sacrificio, les decimos que lo que más puede enaltecer a la juventud es precisamente su capacidad de sacrificarse por el país y otros países. Esa es nuestra política y en eso está el balance que nosotros tratamos de hacer.

 (Vadés):
- Es la primera vez que yo lo he visto. Me ha causado gran emoción porque en el caso particular mío y el de muchos aquí, yo salí el 13 de abril, yo vi lo que sucedió desde allá y desde allá me afectó también. Después leí lo que sucedió, los volúmenes que publicó el Gobierno Revolucionario Cubano sobre la lucha. Pero lo que esta, esta película ha capturado ha sido la emoción, el heroísmo, que yo, por lo menos, no puedo verlo, no puedo leerlo, pero por lo menos sí pude verlo y eso es lo que yo diría. Por lo menos para mí, es la parte más positiva de esa película.

(Elián):
Esa película me ha dejado a mi un sentimiento de tristeza, pues son hermanos cubanos también y aunque... tienen su ideología equivocada, quizás...eh.... Yo me sentía extraño, yo no... en mi pensamiento político no estaba en orden y quizás yo teniendo más edad hubiera estado en una invasión de esa clase... sin haberme dado cuenta , de verdad, de lo que significaba la Revolución y... de lo y de todos los cambios que ha traído al país...Me siento, me da una sensación de lo más extraña. Me siento triste, no me puedo sentir contento ni puedo, no me siento con ganas de aplaudir...

Entrevista (Elián):
Mis padres tuvieron dificultades al principio de la Revolución y decidieron que sería mejor irnos del país. Mi padre se quedó con mi mamá. Es decir, mi mamá se quedó con mi papá porque él tuvo problemas de... fue condenado a cinco años de prisión. En mayo 18 del 62 a nosotros nos dieron la salida.

Continuará...

Rollo # 1
Rollo # 2
Rollo # 3

VERSION PARA IMPRIMIR

......................................................................................................

PAGINA PRINCIPAL
DOSSIER
 
| el GRAN ZOO  | PUEBLO MOCHO | CARTELERA
POR AUTORES | LIBRO DIGITAL 
Otros Enlaces
| Mapa del Sitio | Correo-Electrónico
Actualizaciones por Correo Electrónico

SUBIR



TIENDA DIGITAL
Música Cubana


© La Jiribilla. La Habana. 2001
Sitio auspiciado por el Periódico Juventud Rebelde
 IE-800X600